miércoles, 8 de febrero de 2017

Ñustas Huatashan: Tejidos con diseño y a la moda



Si de moda se habla, la Cooperativa Ñustas Huatashan presenta una variedad de cuellos, chalinas, tapados, gorras y otras prendas de vestir tejidas con una variedad de lanas: alpaca, alpaquita, hilo, algodón y otros.

Cada prenda es única y muchas de ellas son elaboradas a pedido , según el diseño requerido por el cliente. La novedad son los cuellos que son tejidos como una alternativa a las chalinas pero con mayor estilo y formas que sólo salen de la imaginación de un diseñador de alta costura.

Las prendas son tejidas por personas con discapacidad y sus familiares, quienes gracias al apoyo de una organización no gubernamental de Suecia recibieron capacitación en macramé (tejido hecho a mano con hilos que se trenzan o anudan).

Ñustas Huatashan nació en julio de 2007, con 22 personas entre hombres y mujeres, quienes comenzaron a poner en práctica lo que habían aprendido.

"Al principio no fue fácil, todos debíamos vencer barreras para aprender, más que todo los hombres", dijo la presidenta de la cooperativa, Aurelia Aquino.

Señaló que la ONG les dejó algunos insumos y herramientas a fin de que ellos puedan autogestionarse y generar fuentes de ingreso. Con las primeras prendas que tejieron, empezaron a participar en las ferias locales, donde tuvieron buena aceptación de la población.

Poco a poco aprendieron el funcionamiento de la cooperativa y lo que recaudaban lo usaban para la compra de insumos, principalmente y otra parte para participar en las ferias.

La cooperativa hizo una alianza con una pequeña empresa, "Tikita Artesanal", que se encargó de llevar las prendas elaboradas por los socios de la cooperativa a otros países como Brasil, además de realizar contactos con otros eventos para mostrar su producción, como la Feria Internacional de Cochabamba (Feicobol).

Al momento la cooperativa cuenta con 12 integrantes, todas mujeres. Un 40 por ciento de ellas tiene un tipo de discapacidad física. Trifonia Escobar, una de las fundadoras de la cooperativa que se mueve en una silla de ruedas, recuerda que no fue fácil conformar la cooperativa, al principio no podían concertar reuniones debido a los impedimentos físicos de los integrantes y las dificultades que tienen para movilizarse, "sólo trasladarse al lugar de las reuniones les costaba por lo menos 25 bolivianos, porque sus sillas no entraban en trufis ni micros", señala Escobar.

Por estos factores casi la mitad de los integrantes abandonó la cooperativa. A pesar de todas las limitaciones, Escobar señaló que tienen muchas metas, entre ellas lograr que sus prendas sean de exportación y para ello cuentan con el apoyo de varias personas.

Susana Flores, integrante de la cooperativa, cuenta que ella ingresó a la organización gracias a que acompañaba a Aurelia Aquino, su prima, a las reuniones para apoyarla en el proyecto.

Ahora Flores se encarga de la compra de los insumos, de tejer y gestionar la participación de la cooperativa en las ferias donde exponen los productos.

Elena Medrano tiene artritis reumática, pese a este problema que sufre elabora tejidos bastante complejos; ella comenta que a veces le es dificultoso tejer, pero que eso le ayuda a olvidar los dolores de su enfermedad.

La casa de Aurelia es la sede de sus reuniones y trabajo, porque no tienen ambientes propios y un taller de tejido.



TIKITA ARTESANÍA

Tikita Artesanal es una pequeña empresa que se asoció con la cooperativa, sus fundadoras son Susana Flores y Virginia Claure.

Esta sociedad comenzó hace cinco años. Flores señala que las conoció en una plaza donde vio los productos y las invitó a realizar trabajos para comercializarlos en Brasil, para lo que les ayudó con el diseño de las prendas.

"Hay que saber que le gusta a la cochabambina, vimos los mercados y empezamos este sueño", dijo.

Susana también es la diseñadora de la cooperativa, se encarga de la capacitación y buscar las tendencias en este tipo de prendas.

Actualmente tejen una variedad de prendas: cuellos, tapados y gorras, también confeccionan carteras, bolsos, paneros, manteles y otros objetos para el hogar con material reciclado.

Tikita artesanal fue pionera con la presentación de las muñecas anti Barbie, que son tejidas a mano y con ropa que puede ser cambiada por las niñas que la adquieran. Las muñecas destacan por su apariencia de heroínas latinoamericanas, como Frida Kahlo, Juana Azurduy, Violeta Parra y Mercedes Sosa, señaló Virginia Claure, al resaltar la gran aceptación que tuvieron estas muñecas pese a que su costo no es muy bajo, 100 bolivianos.

Todos los productos que elaboran las Ñustas Huatashan y Tikita Artesanal son habitualmente expuestos en ferias artesanales que se realizan en las plazas de la ciudad.

Para conocer más sobre su trabajo visite la página en facebook: tikita.tejidos o llame al teléfono 71453597


No hay comentarios:

Publicar un comentario