martes, 19 de septiembre de 2017

El 90% de unidades productivas fabrica prendas deportivas

El 25% de las unidades productivas impulsadas por micro y pequeñas empresas de Sucre se dedican a la confección textil. Hay un gran potencial en la ropa deportiva: año tras año aumenta la demanda, aunque también la competencia nacional. Preocupa el problema del contrabando.

Actualmente se estima que en Sucre existen 1.300 unidades productivas, entre formales e informales. De ellas, el 90% confecciona prendas deportivas.

Esta información, obtenida por CAPITALES en Pro Bolivia Chuquisaca, que a su vez maneja datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), será precisada con el Censo de Unidades Económicas, previsto para el próximo año. Mientras tanto, según el INE, en Chuquisaca la fabricación de prendas de vestir creció en un 786% entre los años 2007 y 2013.

La confección textil

El 25% de las unidades productivas impulsadas por micro y pequeñas empresas de Sucre se dedican a la confección textil. Esta, a su vez, es la que genera más fuentes laborales, informa a CAPITALES el coordinador regional de Pro Bolivia Chuquisaca, Jamil Campero.

Pro Bolivia funciona con recursos de la Cooperación de Dinamarca y una parte con fondos suizos. En ambos casos, se canalizan a través del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural para implementar un programa denominado Pro Mype, con el que Pro Bolivia trabaja en temas de desarrollo, productividad y competitividad de cinco complejos integrales: madera, textil, cuero, metal mecánica y alimentos procesados.

Un rubro pujante

“El sector textil es uno de los rubros que más ha crecido en Sucre; incluso, muchos compatriotas que trabajaban en la Argentina retornaron porque hay mayor estabilidad económica en el país, para confeccionar especialmente en Sucre”, explica Campero, un experimentado economista e ingeniero agrónomo.

El tipo de productos de confección industrial que se fabrican en Sucre son prendas deportivas, uniformes de colegios y militares, ropa de trabajo, indumentaria médica, poleras de algodón, polos, vestimenta para niños y, además, casual, por ejemplo camisas y chamarras, entre otras.

Quinto lugar

De acuerdo con los datos proporcionados por Campero, Chuquisaca ocupa el quinto lugar en producción textil a nivel nacional. Primero está La Paz y le siguen Santa Cruz, Cochabamba y Oruro. Sucre representa el 6% del total.

Hace un tiempo, el viceministro de la Micro y Pequeña Empresa del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Saturnín Ramos, indicó que el 90% de la industria textil en Bolivia se concentra en el eje central: 60% en La Paz, 17% en Cochabamba y el 13% en Santa Cruz.

Mayor demanda

La confección de ropa deportiva es la que tiene mayor demanda del público. Las prendas deportivas de producción local destacan por su gran calidad, confección y fino acabado; no tiene nada que envidiar a empresas extranjeras, asegura Campero.

Las micro y pequeñas empresas textiles también confeccionan ropa tradicional, entre las que destacan las polleras, enaguas, blusas y chompas; ropa de sastrería y modistería con trajes para varón y damas como vestidos y pantalones.

Además, es importante la producción de indumentaria basada en tejidos autóctonos: chamarras, bolsos, chalecos, blusas y buzos. Los talleres también trabajan con tejido de punto: chompas, buzos para niños, chalecos, mantas, mantillas y ropa para bebé.

La opinión de la CAINCO

En este tema, el gerente general de la Cámara de industria y Comercio (CAINCO), Lorenzo Catalá, manifiesta que el éxito del sector de confección de ropa deportiva en Sucre se debe a varios factores.

Primero, es un sector con una enorme capacidad de adaptación a nuevas tendencias del mercado, es decir, por ejemplo, si aparece una línea con nuevos colores, diseños y materiales, adaptan eso a su capacidad productiva. Este detalle lo hace muy competitivo.

Segundo, da al cliente lo que este pide sin escatimar esfuerzos; tiene la capacidad de prestar sus servicios a una institución pequeña o a una mediana y, si es necesario, se asocian varios proveedores para poder cubrir los cupos grandes, con productos a medida. Por esa capacidad de respuesta, también, este rubro es altamente competitivo.

“Eso ha hecho que se diferencie de la competencia de producción textilera china, porque lo que hace el pequeño productor es especializarse en algo distinto, particular, a diferencia del chino que es masivo, secuencial y estandarizado”, apunta Catalá.

Otro factor a considerar, según el Gerente de la CAINCO, es que “cada vez hay más actividades deportivas y eso hace que se pueda tener una demanda cambiante. Cada año se renueva equipamiento y se piden nuevas tendencias desde el punto de vista institucional”.

Demanda estacional

Al ser los consumidores numerosos y variados, la demanda es estacional. A principios de cada año, por ejemplo, se venden uniformes de colegio para la materia de Educación Física.

Desde hace unos años los municipios de Chuquisaca compran uniformes para sus delegaciones estudiantiles que participan en los Juegos Deportivos Plurinacionales.

Por otro lado, durante todo el año, los equipos de las diferentes asociaciones y de la Liga Profesional de Fútbol, además de los que integran otras disciplinas deportivas, se visten con uniformes y para eso está ahí, pronta, la industria textil. Y a eso hay que sumarle las prendas deportivas que adquieren los equipos de instituciones públicas y privadas, de padres de familia de colegiales y de las juntas vecinales de Sucre y de otros municipios del departamento.

“Debido a la gran demanda, se ha innovado bastante en la confección de ropa deportiva utilizando tecnología de sublimado de prendas y con variedad de diseños que motivan a los consumidores a adquirir un modelo”, comenta Campero.

¿Por auge de los gimnasios?

Con relación a la indumentaria deportiva, aclara que son pocas las unidades productivas textiles que fabrican prendas como las que se usan en los gimnasios, a pesar de que estos parecen estar en auge por la conciencia de mucha gente de llevar una vida saludable.

“La demanda de ropa para gimnasios no es relevante, pero sí se suma a la demanda de prendas deportivas en general. Normalmente ese tipo de prendas son importadas. El fuerte de la ropa deportiva está en los uniformes para equipos”, resume el Coordinador Regional de Pro Bolivia Chuquisaca.

Capacidad ociosa: Promueven 'ferias mañaneras'

Según el coordinador regional de Pro Bolivia Chuquisaca, Jamil Campero, la capacidad de producción de los talleres locales es grande: el 90% de ellos trabaja a menos del 50% de su capacidad.

“Hay capacidad instalada ociosa”, dice. Para cubrir toda la capacidad que tienen las textileras, Pro Bolivia, junto con la Federación Departamental de Micro y Pequeña Empresa de Chuquisaca (FEDEMYPE) y la Alcaldía de Sucre, está organizando 'ferias mañaneras' que se realizarán a partir del 14 de octubre de este año.

Se desarrollarán todos los sábados, entre las 6:00 y las 12:00, en instalaciones del Parque Multipropósito, donde los productores harán ventas directas al por mayor, del productor al consumidor. Esto como una medida para incentivar la demanda y la producción local.

Competencia fuerte: La voz de los confeccionistas

La competencia que hay a nivel nacional es muy fuerte porque la materia prima (tela) y los demás insumos son más económicos en el eje troncal.

Según el gerente propietario de Creaciones Sol y Luna, Marcelo Nogales, en los últimos años se incrementó la demanda de ropa deportiva.

En su criterio, en este aumento de la producción de ropa deportiva influyó la capacitación que llevó adelante la Alcaldía de Sucre en confección industrial textil. Esto permitió que se abrieran varias microempresas, “pero así como se abren, hay otras que cierran”.

El 75% de la producción de Creaciones Sol y Luna es de ropa deportiva y el 25% restante, de ropa de trabajo.

“En Sucre hay una gran cantidad de producción textil, por tanto la competencia es dura. Sin embargo, la que más preocupante es la del contrabando. La ropa de industria peruana está haciendo estragos: una polera de algodón que en Sucre se vende a Bs 50 ellos la venden a Bs 35; un corto de jersey que vendemos a Bs 28, ellos la venden a Bs 15. Es imposible competir así”, agrega Nogales.

Él pide a las autoridades que ejerzan un mejor control en las fronteras para evitar el ingreso de mercadería de contrabando a los mercados locales.

Confecciones Nicco

La gerenta de Confecciones Nicco, Ximena Ortiz, sostiene que el mercado para la confección de ropa deportiva creció bastante en Sucre y que, además, es reconocida en otros departamentos.

Por ejemplo su empresa amplió la venta de prendas a Potosí y Tarija.

“En la última feria textilera a la que asistí había muchos stands con ropa deportiva, con modelos bonitos, vanguardistas. Definitivamente, el comportamiento de la población ha cambiado: ahora hay la tendencia de llevar una vida más saludable, hay mucha gente que se dedica al deporte”, sentencia ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario