jueves, 23 de junio de 2016

Divorcio con EEUU y alza de costes condenaron a la industria textil boliviana

La pérdida de preferencias arancelarias con Estados Unidos, el alza de los costes de producción y la caída de la demanda por la crisis internacional, entre otros factores, explican el colapso de la antaño próspera industria textil de Bolivia, que acaba de cerrar su empresa insignia.

Bolivia exportó textiles por valor de dos millones de dólares durante el primer trimestre del año, según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), que destacó que en la última década el país pasó de ser exportador a importador en este sector.

El Gobierno boliviano decretó en mayo el cierre de la estatal textil Enatex, una medida que dejó a más de 800 trabajadores sin empleo y que le ha costado al Ejecutivo de Evo Morales el "divorcio" del mayor sindicato del país y hasta ahora uno de sus principales aliados, la Central Obrera Boliviana (COB).

Las cifras del IBCE representan el 8 por ciento del total exportado durante 2015, cuando se registró el pico más bajo de los últimos trece años.

Durante la gestión pasada, Bolivia comercializó en el exterior 1.005 toneladas de textil por valor de 20 millones de dólares, una cuarta parte del volumen exportado durante su mejor momento, en 2004, y menos de la mitad del valor logrado durante el mismo periodo.

"Bolivia pasó de ser un país exportador a ser un país importador", afirmó a Efe Gary Rodríguez, economista y gerente general del IBCE.

Según Rodríguez, desde que en 2008 Bolivia dejó de gozar de preferencias arancelarias con Estados Unidos, el país no tiene mercados "transparentes", "estables" y que "le paguen al productor boliviano".

En 2008, año en que se deterioraron las relaciones bilaterales con la mutua expulsión de embajadores, EE.UU. canceló la aplicación a Bolivia de su Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de Droga.

El Gobierno boliviano buscó entonces nuevos mercados textiles en Argentina, Brasil y Venezuela.

Según el IBCE, a marzo de 2016 las exportaciones de confecciones textiles de Bolivia tuvieron como principales países de destino Argentina, Chile, Dinamarca, Perú y EE.UU.

Rodríguez señaló que la bajada de la competitividad es otra de las razones que llevó a la caída de las exportaciones en este sector y la atribuyó a la subida de la mano de obra y otros costes productivos.

También apuntó al "anclaje" del valor del dólar frente al boliviano, ya que desde noviembre de 2011 el tipo de cambio en Bolivia "no se mueve", lo que provoca que su producto "se encarezca frente al mundo cuando la generalidad de los países está devaluando sus monedas", aseguró el economista.

El viceministro boliviano de Comercio Exterior e Integración, Clarems Endara, manifestó a Efe que en el contexto competitivo mundial, los países con industrias pequeñas son los más afectados.

"El mercado textil se ha puesto muy competitivo desde la generación de industria en escala como la china, la taiwanesa, la de Bangladesh... Lo que ha hecho que el sector textil en general se vea afectado en el mundo", sostuvo.

Endara también culpó a la crisis global, que a su juicio ha contribuido a reducir el mercado en los últimos años.

Los datos del IBCE demuestran que las pérdidas en el sector empezaron a registrarse a partir de 2011, año en el que el valor y el volumen de las exportaciones empezaron a reducirse.

"En la actualidad hay pequeñas exportaciones artesanales, pero ya no podemos hablar de la industria exportadora textil", aseguró Rodríguez.

La recién clausurada Enatex fue creada en 2012 sobre la base de Ametex, una factoría textil que llegó a tener hasta 4.000 empleados y que el Gobierno boliviano quiso rescatar cuando la empresa enfrentaba graves problemas financieros.

Endara reconoció a Efe que la productividad y la explotación de productos con "alto valor agregado" o "con alto contenido tecnológico" son una de las tareas pendientes para mantener en alza un sector tan importante para Bolivia.

"Lo que nos falta es trabajar un poco más sobre el tema de promoción comercial y ver cómo podemos mejorar, en cierta forma, los precios que se encuentran en el mercado", concluyó.

miércoles, 22 de junio de 2016

La Fiscalía cita a ex propietario de Ametex, por 'enriquecimiento ilícito'

La Fiscalía de La Paz emitió una citación para el empresario Marcos Iberkleid y su familia, ex propietarios de la empresa textilera Ametex, que fue vendida al Estado y se convirtió en Enatex, por "la presunta comisión del delito de enriquecimiento ilícito".

De acuerdo a la publicación de los edictos en el periódico Cambio y que fueron reproducidos por el Ministerio de Trabajo, José Fernando Villarroel, fiscal de materia asignado a casos anticorrupción, "convoca mediante orden de citación a Marcos Iberkleid Ungerson, Wolf Iberkleid Ungerson, José Iberkleid Ungerson y Patricia Tova Salón de Iberkleid, dentro del proceso que les sigue el Ministerio Público por presunta comisión del delito de enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado".

Iberkleid fue propietario de la empresa textilera Ametex y en 2012 vendió la compañía al Gobierno de Evo Morales, que la convirtió en Enatex. La empresa fue cerrada este año dejando en la calle a 800 trabajadores.

Ahora, las autoridades aseguran que la empresa ya estaba quebrada en medio de un creciente conflicto social que ha sacado a la calle a la Central Obrera Boliviana.

Se conoce que Iberkleid vive en el extranjero.

martes, 21 de junio de 2016

La experiencia positiva de Textiles Burcal, una empresa familiar

Textiles Burcal es una de las pocas excepciones de empresas locales de su sector cuyas exportaciones no han bajado. Entre enero y mayo de este año exportaron 160 mil piezas mientras que en el mismo periodo, pero de 2015, colocaron fuera del país 150 mil.

El gerente general de esta empresa chuquisaqueña, Ernesto Estepa, informa a CAPITALES que su producción diaria es de 2.000 piezas. Del total de sus exportaciones, el 50% corresponde a México, entre 35% y 40% a Estados Unidos y el resto fluctúa entre Argentina, Chile, Colombia y Venezuela.

Estepa dice que el segundo aguinaldo decretado por el Gobierno les afectó el año pasado. Para que este año no ocurra lo mismo, tomaron previsiones aumentando un poco el costo de sus productos.

Sostiene que los primeros meses del año siempre son bajos y que, a partir de julio, los pedidos mejoran.

Actualmente, su fábrica cuenta con 160 empleados a horario completo que gozan de todos los beneficios estipulados por la Ley General del Trabajo.

Textiles Bucal se abrió en 2005 con la visión de crecer. El lema que manejan sus propietarios y su gerente es que “para ser competitivos, los productos deben ser de primera calidad”. Su principal característica es el cumplimiento en los tiempos de entrega.

Según Estepa, el éxito de una empresa está en delegar funciones a un profesional con mucha entrega y compromiso. Esa persona debe poner el máximo interés para que todo marche sobre ruedas en la factoría, ingresando en los mismos horarios que los obreros. Otra clave que marca es tener los mecanismos adecuados para solucionar cualquier conflicto lo antes posible y planificar el trabajo de la semana con anticipación.

“Si un día no se pudo cumplir con todo el cronograma de producción, ya que el trabajo en una fábrica es secuencial, al día siguiente se debe producir lo que falta y no dejar que pase hasta fin de mes”, aconseja él.

Estepa reconoce que algunas veces decae la producción, pero no por culpa de la empresa sino por factores externos como, por ejemplo, bloqueos de caminos. Ellos, para exportar sus productos, primero deben trasladarlos vía terrestre hasta Santa Cruz.

Otra estrategia de esta empresa es tener los productos listos con varios días de anticipación, así se evitan pasar todo tipo de apremios.
Según Estepa, son eficientes porque producen más que otras empresas con la misma cantidad de personal.

Una empresa familiar
Burcal es una empresa familiar y por ello su nombre deriva de los apellidos de sus propietarios: Burgos-Calvo.

Estepa explica que como Burgos conoce del rubro (también es socio de la fábrica de Sombreros Chuquisaca), tiene una persona que se encarga de ofrecer sus productos en mercados del exterior del país y que, a su vez, tiene una firma de sombreros que le permite ofertar los productos de Burcal en los lugares a donde asiste.

“Con una buena visión los responsables de Burcal viajan una o dos veces al año a los Estados Unidos para asistir a una feria a la que acuden los grandes fabricantes de sombreros, quienes son nuestros clientes. Les vendemos la materia prima para maquinar sombrero”, finaliza el Gerente General.

Textileros continúan relegados entre los exportadores del país


CIFRAS

837 millones de dólares menos recibió el país por exportaciones en los primeros cuatro meses de 2016. El más afectado fue el sector textilero.
15 por ciento representa el mercado argentino para los productos textiles de Bolivia. Le siguen Chile y Dinamarca, con 14%.

Según la Cámara de Exportadores, requieren de mucho apoyo porque dependen del mercado local y tienen altos precios en comparación con otros lugares. El rubro sombrerero representa para Chuquisaca un 90% del volumen de la incipiente exportación de productos no tradicionales. Su principal mercado es el Perú.

Del total de la industria textil boliviana para la exportación, el 94% corresponde al departamento de La Paz, seguido por el 3% de Cochabamba, el 2% de Santa Cruz y el 1% restante corresponde a lo demás departamentos. “Se ve con preocupación que Chuquisaca no es parte de los principales departamentos de las exportaciones en el sector textil a nivel nacional”, ratifica a CAPITALES el economista y docente de la Universidad San Francisco Xavier Luis Pantoja Terán.

Sobre el sector textil, la gerente general de la Cámara Departamental de Exportaciones (Cadex), Gisela Morales, dice que requiere de mucho apoyo porque depende del mercado local y tiene altos precios en comparación con otros lugares.

Existen varias asociaciones y dentro de ellas empresas pequeñas, unidades de negocios unipersonales y familiares que sobreviven del mercado local —de los colegios, especialmente— y de la adjudicación de licitaciones públicas, pero con el tiempo algunas dejan de ser rentables y necesitan ampliar mercados, nueva maquinaria, mejorar capacidades y conocimientos.

“Trabajan con productos de tejido de algodón para fabricar prendas de vestir. Por ejemplo, empresas de El Alto venden poleras a Bs 50 y en Sucre a Bs 70. El precio no es competitivo”, detalla Morales.

Fortalecimiento
En Chuquisaca, la industria textil está enmarcada, principalmente, a la fabricación de fustes de sombreros con empresas establecidas en el medio. Perú es su principal mercado de exportación.

El rubro sombrerero representa para la región un 90 por ciento del volumen de la incipiente exportación de productos no tradicionales. “Es bueno resaltar que este rubro se mantiene con bastante esfuerzo y es considerado como parte de la identidad industrial chuquisaqueña”, remarca Pantoja.
Según el economista consultado por CAPITALES, el sector textil en Chuquisaca requiere en forma inmediata del fortalecimiento, crecimiento y diversificación de líneas de producción, además de mejores condiciones para la exportación de sus productos y búsqueda de otros mercados.

La industria textil en Chuquisaca, sobre todo la dedicada a la fabricación de fustes de sombreros, se convirtió en un verdadero ícono de la producción departamental y, exceptuando los hidrocarburos, es una de las principales fuentes generadoras de divisas, considerando que la exportación no tradicional no está muy arraigada.

Sombreros
Para el gerente general de la fábrica de sombreros Chuquisaca, Gastón Heredia, la crisis de la industria manufacturera en Chuquisaca se debe al incremento que en los últimos años sufrió el Salario Mínimo Nacional, el pago de 16 sueldos al año, el cumplimiento de otras cargas sociales como la lactancia, dominicales y desahucios, entre otros, y también al incremento en el costo de la compra de materia prima.

Además, señala que la actividad se volvió menos competitiva debido a las exigencias impuestas por el Gobierno y que, por si fuera poco, la industria no puede elevar los precios de sus productos debido a la competencia desleal del contrabando.

Según este empresario, otro factor determinante que influye en esta crisis es la suspensión de la Ley de Preferencias Comerciales Andinas y de Erradicación de la Droga (ATPDEA) a favor de Bolivia, que desde fines de junio de 2009 ocasionó, solo ese año, la pérdida de hasta 9.000 empleos en el país.

Esa misma medida, agrega Heredia, en julio de 2012 provocó la crisis de liquidez de Ametex (calificada como la empresa textil más grande del país en proceso de producción en 2010), que posteriormente se transformó en la empresa estatal textilera Enatex, actualmente en crisis terminal.

Exportaciones
Según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), las exportaciones de la industria textil en el país tuvieron variaciones desde 2003, cuando tuvo un acenso de $us 42 millones y en 2004 de $us 52 millones. Pero, desde ese año se redujeron aproximadamente a $us 20 millones hasta 2015, con un decrecimiento del 52 por ciento.

“Estas estadísticas se reflejan en las ventas, que apenas sumaron 540 millones de dólares por la exportación de 36.000 toneladas de prendas”, hace notar Pantoja.

Observando la información estadística (ver gráfico) se puede deducir que el 2010 fue muy alentador para el sector textil, porque ese año tuvo ingresos de 57 millones de dólares. En cambio en el primer trimestre de 2016 el panorama es bastante desalentador para este sector: tan solo hubo una demanda de 2 millones de dólares, que representa un poco menos del 8 por ciento respecto a lo exportado en 2015.

Los principales mercados de venta fueron Argentina con el 15%, luego Chile y Dinamarca con un 14% respectivamente, 11% Perú y 6% a los Estados Unidos.

El IBCE da cuenta de que, desde 2010, Bolivia comienza a importar más textiles que los que exporta. Este fenómeno se traduce en la llegada de productos especialmente asiáticos.

En 2015 se registra un saldo comercial negativo de 40,4 millones de dólares, constituyéndose en el año de mayor déficit comercial en materia de textiles; es decir que nunca antes se había comprado del exterior tanto como ese año respecto a los envíos de productos nacionales realizados desde nuestro país.

Apoyo de la Alcaldía
El director de Desarrollo Productivo de la Alcaldía de Sucre, Valeriano Tarifa, informa a CAPITALES que están iniciando un proceso de cooperación a personas que fueron formadas en un Centro de Educación Alternativa en el Distrito 2, para la confección de prendas deportivas destinadas al mercado local, con miras a que esos productos puedan competir a nivel nacional y posteriormente pensar en la posibilidad de exportarlos.

Con este fin unos ambientes del coliseo Edgar Cojintos están siendo implementados con maquinaria moderna para manufactura textil. El costo de los materiales corre por cuenta de los obreros.

Respecto a las empresas exportadoras de Sucre, Tarifa dice que para su fortalecimiento la Cámara Departamental de Exportaciones (Cadex) Chuquisaca, a través de un convenio específico, se transfieren recursos económicos (100 mil bolivianos en 2015) para mejorar los aspectos administrativos.

Por su parte, la Cadex debe hacer una rendición de cuentas al Estado sobre el desglose de los recursos económicos.

También tienen que bregar con…
En el departamento actualmente tres empresas se dedican a la producción de fustes de sombreros: “Sucre”, “Chuquisaca” y “Burcal”. Exportan sus productos a mercados de países vecinos, principalmente Perú.

Estas firmas llevan varios años luchando contra condiciones adversas por encontrarse en una región desvinculada de otros mercados y donde las inversiones productivas son realmente escasas. En este último tiempo, también tienen que bregar con un factor externo altamente perjudicial: la sobrevaloración de la moneda nacional respecto a la de otros países.

500 personas en Sucre emplea la industria de la producción de fustes de sombreros, de manera directa, en Chuquisaca.

* De acuerdo con las mediciones del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), como efecto de la caída de las exportaciones en los primeros cuatro meses de 2016 el país recibió $us 837 millones menos que en el primer cuatrimestre de 2015. Las empresas textiles son las más afectadas.

* Un panorama preocupante también se observa en minerales, hidrocarburos e incluso en productos como la quinua. La salida de cueros y derivados decreció en 30%, maderas 27% y textiles en 80%.

* La situación preocupante se extiende a la exportación de lácteos, que decreció en 79%; palmito -37%, soya -3%, frijoles -24%, café - 10.000 dólares y azúcar -23%.

* La venta de productos tradicionales hasta abril de este año bordeó los $us 1,679, con un desplome del 33% respecto al mismo periodo en 2015. En términos absolutos, significa que el volumen exportado disminuyó un 7%.

* Durante los primeros cuatro meses las exportaciones no tradicionales alcanzaron los 456 millones de dólares, registrando una disminución del 13% respecto a igual periodo de 2015. Es decir, 69 millones de dólares menos.

* La manufactura de tela disminuyó un 53% en materia de volumen, convirtiéndose este sector en el más recesivo.

viernes, 17 de junio de 2016

Inauguran centro textil con miras a una empresa municipal productiva

El Centro Municipal Textil, ubicado en la casa comunal de la junta vecinal Huanuni del Distrito 5, ayer fue inaugurado con el objetivo de brindar a las mujeres emprendedoras, un espacio de capacitación y producción en costura, bordado y confección para que sean capaces de contar con un plan económico de sustento familiar, pero además con miras a crear una empresa municipal textil productiva.

"El municipio, a través de este tipo de terapias ocupacionales, brindará oportunidades a grupos de mujeres, especialmente a víctimas de algún tipo de violencia, quienes recibirán capacitación en el desarrollo de las habilidades técnicas para el desempeño de una actividad laboral y productiva, consolidando a futuro una empresa productiva municipal", manifestó el alcalde del Gobierno Autónomo Municipal de Oruro (GAMO), Edgar Bazán Ortega.

Asimismo, explicó que en este espacio, grupos de 25 mujeres de los sectores más alejados, como Plan 500, Los Ángeles, Los Pinos, Dios es Amor, Vinto, Amor de Dios y otras juntas vecinales, confeccionarán inicialmente prendas de trabajo como overoles, chamarras, pantalones y otros para el personal de la Alcaldía.

Por su parte, María Terán, del programa Mujeres Emprendedoras, agradeció al alcalde municipal por hacer posible la implementación de este centro textil que beneficiará a las mujeres del Distrito 5.

"Es la primera autoridad que realmente dedica su trabajo a nosotras la mujeres, gracias por apoyar a nuestra familias y a nuestros niños", agregó.

El taller está equipado con 33 máquinas industriales que fueron instaladas de acuerdo a un cronograma de trabajo del programa Mujeres Emprendedoras. Consta de 1 pretinera, 1 botonera, 1 ojaladora, 2 collaretas, 1 corta collareta de entretela, 1 codo, 2 elastiquitas, 2 rectas doble aguja, 5 máquinas de costura electrónica overlock, 9 máquinas de costura recta, 5 planchas industriales, 2 cortadoras y 1 atracadora- remachadora.

Profesionales en el rubro, brindarán capacitación y el asesoramiento personalizado con el objetivo de que las mujeres puedan, en el futuro, generar sus propios negocios y tener un proyecto ocupacional para asegurar sus ingresos económicos.

lunes, 13 de junio de 2016

Crisis en rubro de confecciones local reduce empleo 10 veces



Hace 10 años, una mype del rubro de confecciones textiles en Cochabamba contrataba hasta 20 operarios, actualmente llega máximo a contratar dos porque la caída de la producción redujo la actividad al núcleo familiar para ahorrar, según datos del exejecutivo de la Federación de Micro y Pequeñas Empresas (Fedemype) Jhonny Flores.

En muchos casos, cada unidad productiva está compuesta por tres personas que por lo general son familiares, acotó el actual ejecutivo de Fedemype, Salustiano Acapa.

La caída de la producción está relacionada con la falta de materia prima, el ingreso de ropa usada y de contrabando, la falta de protección a los confeccionistas nacionales y la falta de mercados, factores que en la última década asfixiaron a las MyPE del rubro, que era uno de los más sólidos en Cochabamba.

Según explicó el presidente de la Asociación de Productos Textiles Maya, Ruddy Flores, la producción disminuyó hasta en 70 por ciento esta temporada invernal 2016.

Dijo que la situación del sector en Cochabamba es muy “crítica”. Recordó que en años anteriores, durante la temporada de invierno, las unidades productivas del sector demandaban hasta 30 rollos de tela (70 metros), pero que ahora su demanda llega a solo 10 rollos. El metro de tela para invierno, a precio mayorista, cuesta 14 bolivianos.

La producción actual en temporada invernal, que comprende dos meses, alcanza las 120 prendas de vestir frente a las 360 que confeccionaban en años anteriores.

“Por materia prima nosotros sufrimos, en esta época más que todo empiezan a ocultar, no sabemos si es por culpa de Aduana, no sé. No hay tela de invierno ni en Cochabamba ni en Santa Cruz”, dijo.

“La materia prima es el talón de Aquiles porque no existen fábricas nacionales de telas y todo debe ser importado, principalmente de China porque es más barato”, dijo Jhonny Flores.

Recordó que hace unos 20 años había fábricas en El Alto, pero quebraron. Hay algunas muy pequeñas con producción para el autoconsumo, no a gran escala, señaló.

Entre 2006 y 2015, el valor de la importación de telas en el país creció en casi cinco veces, pasando de 391.448 dólares en 2005 a más de 1,9 millones de dólares en 2015, según datos oficiales procesados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE). En cuanto al volumen, creció en más de tres veces, pasando de 112.299 kilos a 363.489.

En 2006, los principales proveedores eran Brasil, Chile y Perú. En 2015 fueron Perú y China.

Ruddy Flores dijo que hace tiempo se planteó la posibilidad de que el Ministerio de Desarrollo Productivo abra una firma parecida a la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) para que distribuya materia prima para el sector textil.

Explicó que cuando conoció la sugerencia, el viceministro de la Micro y Pequeña Empresa, Martín Bazurco, abrió la posibilidad de que sea la estatal Enatex la que asuma ese rol, pero eso fue unos meses antes de que, en mayo pasado, fuera cerrada por decreto ante la quiebra.



Competencia

Los dirigentes coincidieron en que la competencia en el mercado, sobre todo de la ropa china, es insostenible. Ruddy Flores puso como ejemplo que un buzo confeccionado en Cochabamba cuesta alrededor de 30 bolivianos, pero la misma prenda importada de China cuesta 15 bolivianos.

“Si usted camina por el mercado va a encontrar ropa china a cada paso. Nos hacen una competencia tremenda”, indicó. La ropa de Perú y Brasil también ingresa al país.

Los Tiempos se contactó con dos empresas que fabrican ropa de jean de marcas conocidas en el mercado local, pero ninguna quiso acceder a la entrevista.

Sobre los fabricantes que aún operan en la ciudad, Jhonny Flores dijo que de ser empresas de buena talla pasaron a ser “sobrevivientes” porque hasta hace unos siete años aún exportaban; pero actualmente sólo atienden al mercado local, dejaron de vender al por mayor y producen solo para abastecer sus tiendas, es decir dejaron de tener crecimiento.

Crisis en rubro de confecciones local reduce empleo 10 veces
Un trabajador en una pequeña empresa de confecciones, en Cochabamba.
Carlos López



EXPORTACIONES

En una década, el valor de las exportaciones de Cochabamba en el rubro de confecciones cayó en 72 por ciento, mientras que en volumen la caída fue de 92 por ciento, según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

El exejecutivo de Fedemype, Jhonny Flores, recordó que hasta 2011 todavía se exportaba a Venezuela, pero ese mercado “no funcionó”. Debido a la crisis económica interna, Venezuela incurrió en incumplimiento de pagos.

Sin embargo, la principal causa de la caída de las exportaciones textiles, dijo, fue la pérdida de las preferencias arancelarias cuando, en 2008 Estados Unidos, retiró la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga (Atpdea), con lo que se perdió el principal mercado para Bolivia.

“Hemos abierto nuevos mercados, aunque de manera muy informal a través de las fronteras con Argentina y Brasil; pero hasta eso fracasó con la devaluación de las monedas en esos países que dejaron a nuestros productos sin poder competir en cuestión de precios. Además, Brasil tiene una política muy restrictiva en el rubro”, señaló Flores.

Contó que la ropa boliviana de jean iba a Puerto Quijarro, cruzaba la frontera donde le ponían etiqueta brasileña y reingresaba como ropa importada. Lo mismo sucedía con Argentina, pero hace unos tres años que la devaluación de monedas acabó con esos mercados.

Al primer trimestre de 2016, la exportación de confecciones textiles cayó en 69,50 por ciento en valor y en 50,45 por ciento en volumen, con respecto a similar periodo de 2015, reportó el IBCE.

Según datos del IBCE, la exportación de textiles el 2015 disminuyó y no llegó ni siquiera a las 3.000 toneladas, a pesar de que el valor de exportación llegó a casi 57 millones de dólares el 2010, gracias a un beneficio “efecto precio”, porque apenas se vendió 2.783 toneladas ese año a un precio de 20.314 dólares/tonelada. Comparativamente en el 2004, el año de mayor exportación, mientras el Atpdea estuvo vigente, se logró 52 millones de dólares por 4.102 toneladas a un precio de 12.617 dolares/tonelada.