jueves, 3 de agosto de 2017

Exportación de textiles cae 76,5% en dos años


Entre enero y mayo de la presente gestión, las exportaciones nacionales de productos textiles sumaron $us 3,4 millones, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística publicados por la Cámara Nacional de Industrias. La cifra representa un 76,5% menos de lo registrado durante los primeros cinco meses de 2015 ($us 14,5 millones).

Hasta mayo de 2017, China, con el 32%, fue el mayor comprador de los textiles nacionales. La Paz, con el 92%, es el departamento más exportador.
“Luego de la eliminación de la Atpdea con EEUU y la permisibilidad del ingreso de ropa usada, el sector textilero fue herido de muerte. Con lo primero se eliminó el mercado externo, que es el que generaba divisas excedentes para el sector; y con lo segundo, se redujo el consumo interno de la producción nacional. Todo ello llevó a un desincentivo al productor textilero y cambió de sector o se hizo informal”, explicó el economista Carlos Hugo Barbery.

Para revertir esta situación, se tiene que fomentar la industria y combatir la venta de ropa usada, afirmó Barbery.

Esa opinión es compartida por Humberto Baldivieso, presidente de la Confederación de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), que indicó que la sustitución del Atpdea por el tratado de la ALBA fue perjudicial para el sector, ya que los países que lo conforman no compran tejidos. Además, no existen condiciones ni protección para la producción nacional.

El dirigente reveló que el 15 de agosto, Conamype, con apoyo de las federaciones departamentales, marchará desde Caracollo hacia La Paz. “Cuando lleguemos a La Ceja de El Alto realizaremos una protesta pidiendo que el presidente Evo Morales apruebe la ley de asignación de competencias que permita a las alcaldías prohibir la venta de la ropa usada que afecta a los textileros”, adelantó.

Juan Carlos Vargas, presidente de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa (Fedemype) de Santa Cruz, señaló que, además del ingreso de ropa usada al país, el sector textil se ve afectado por el contrabando hormiga de prendas peruanas.

“La importación legal de ropa china también nos está perjudicando. No tenemos cómo competir con los chinos”, manifestó Vargas.
Durante la realización de la Expotextil 2017, el dirigente pidió al ministro de Desarrollo Productivo, Eugenio Rojas, que active medidas para evitar el contrabando y la internación ilegal de ropa usada.

Rojas respondió que el Gobierno está trabajando en la reglamentación de la ley de las micro y pequeñas empresas (mypes).

miércoles, 2 de agosto de 2017

Confeccionistas piden que autoridades apoyen a las micro empresas

Luego de 17 años de su fundación y a 3 años de las últimas elecciones, los miembros de la Asociación de Confeccionistas en Ropa Deportiva de Oruro (Acord), finalmente ayer lograron posesionar a sus principales dirigentes quienes solicitaron a las autoridades departamentales mayor apoyo a las micro y pequeñas empresas orureñas para que estas no desaparezcan por falta de mercado laboral en el departamento.

El acto se realizó ayer por la mañana en la Gobernación del Departamento, donde los representantes de este sector junto a autoridades realizaron el juramento de trabajar en favor de sus asociados, en la búsqueda de espacios para que puedan desarrollar su actividad comercial sin necesidad de migrar a otros departamentos por falta de espacios, como habría sucedido en muchos casos de quienes formaban parte de esta asociación.

Según el nuevo presidente de los confeccionistas de ropa deportiva del departamento, Walter Chalco, esta asociación fue creada un 20 de agosto del año 2000, pero por diversos factores internos no llegaron a consolidar actividades ni organizarse adecuadamente, sin embargo en 2014 tras un consenso de los 150 afiliados se eligió al actual directorio, el mismo que no fue posesionado ni llegó a ejercer sus funciones por problemas que se presentaron durante la etapa de dotación de deportivos a las unidades educativas a cargo del municipio.

En esa oportunidad, no todos estaban contentos con la forma en que el gobierno municipal manejó la licitación de dicho proyecto, lo cual generó peleas internas que hicieron que la asociación quede sin dirección, pero este año se decidió reactivar la misma para que los micro empresarios que forman parte de la misma tengan nuevas y mejores oportunidades.

"Estamos tomando las riendas para impulsar la micro empresa orureña, en su momento las autoridades no nos dieron la importancia necesaria, ahora es un reto para nosotros volver a generar nuevos espacios para que podamos trabajar con nuestros productos, decirles a las autoridades que nos colaboren en este aspecto para evitar que los grandes contratos de ropa deportiva se lo lleven al interior del país ya que nosotros estamos igual o más capacitados para cumplir estos trabajos", indicó Chalco.

El directorio está integrado por: Walter Chalco como presidente, Lili Cartagena como secretaria de Relaciones, Julián Escudero en el cargo de secretario de Hacienda, Limber Peñaloza como secretario de Prensa y Propaganda, Ángel Cahuana como secretario de Conflictos, Daniel Ajata de Deportes, Mario Peñaloza de Organización, Calep Chambi y Santos Chuquichambi como vocales.

lunes, 31 de julio de 2017

Expo Textil 2017 registra Bs 11 millones en intenciones de negocios el primer día



El ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Eugenio Rojas, informó este domingo que en el primer día de inauguración de la IV versión de la feria Expo Textil 2017, que se realiza en Santa Cruz, se reportaron 11 millones de bolivianos en intenciones de negocios.

"En la primera jornada de exposición se registraron intenciones de negocios con un valor de 11 millones de bolivianos y se calcula que se llegará a los 15 millones hasta la finalizar el evento", explicó, citado en un boletín de prensa.

Según ese documento, la feria se inauguró el viernes con la participación de más de 200 expositores, tomando en cuenta que la micro y pequeña empresa en Santa Cruz aglutina a más de 150.000 productores.

Espere…

"En Bolivia tenemos más de 716. 000 micro y pequeñas empresas que generan más de 1.500.000 empleos a nivel nacional; en Santa Cruz tenemos 134.810 micro empresario, también tenemos 19.000 pequeños empresarios; en total son 153.810 micro y pequeños empresarios", detalló.

Según fuentes institucionales, el objetivo de la feria es promover la oferta de productos elaborados y manufacturados por micro y pequeños empresarios, afiliados a la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa de Bolivia (Conamype).

En la feria, los productores son capacitados en temas de cómo participar en una feria con éxito, propiedad intelectual, compras estatales, identidad visual (imagen corporativa) y aula exportadora (curso en comercio exterior). (31/07/2017)

sábado, 29 de julio de 2017

Textileras, con intenciones de negocio por Bs 15 millones


Con la rueda de negocios de la feria Expotextil 2017, llevada a cabo entre las 9:00 y 15:00 de ayer y las transacciones realizadas, sus organizadores estiman generar hasta Bs 15 millones en intenciones de negocio, informó el líder de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa (Fedemype) de Santa Cruz, Juan Carlos Vargas.

El dirigente indicó que más de 5.000 personas se dieron cita al evento en su primer día (se llevará a cabo hasta el domingo) y estima que hasta su conclusión se registren más de 40.000 visitantes. El ingreso es gratuito.

Jonny Soria, que tiene un taller de confección de prendas de seguridad, indicó que su participación en la rueda de negocios fue satisfactoria. “Tuve reuniones con las empresas BoA, YPFB, Fino y otras firmas. Prácticamente cerramos negocios con BoA”, dijo.

Eusebio Quispe, propietario de la empresa Confecciones Lesly, firma especializada en prendas para estudiantes de medicina y escolares, también participó de la rueda de negocios. “Hemos logrado acercamiento con potenciales clientes no solo con instituciones públicas, sino también con empresas privadas”, manifestó.
Quispe oferta prendas desde Bs 60. Su empresa tiene capacidad de producir hasta 3.000 piezas por mes para colocarlas en el mercado. También realiza modelos a pedido. Esta es su cuarta participación en el evento, el cual señala que sirve para dar a conocer los productos que se elaboran en Bolivia.

Buenas perspectivas
Alguno de los expositores indicaron que han notado una mayor afluencia de personas con respecto al año pasado.
Muchos han logrado vender sus productos y otros están logrando su objetivo: posicionar su marca en el mercado, como Rolando Halcón.
“Producimos ropa deportiva para damas. Tenemos calzas, sudaderas y chamarras. Ofertamos precios desde Bs 20. Ya hemos vendido algunos productos, pero lo que más nos interesa es posicionar mi marca Divanid en el mercado”, explicó Halcón, que participa por segunda vez en el evento.
La Asociación de Bordados y Costuras Chiquitanas de San Javier está exponiendo desde camisas hasta prendas para niños elaboradas con lienzo y con bordados hechos a mano.

Las camisas, que son las más demandadas y normalmente cuestan Bs 120, se están ofertando a Bs 100.
“El negocio lo conforman 15 socias, es la primera vez que participamos en el evento y nos está yendo muy bien”, expresó Regina Suaznábar, una de las integrantes de la Asociación de Bordados y Costuras Chiquitanas de San Javier.

Pedido sectorial

En el marco de la feria, Fedemype ha realizado un pedido al ministro cabeza del área productiva del Gobierno, Eugenio Rojas, para que active medidas de salvaguarda para evitar que el contrabando y la internación ilegal de ropa usada, que continúa golpeando al sector textilero nacional.
El domingo, la cuarta versión de la feria, que se está desarrollando en el pabellón Brasil del campo ferial de Fexpocruz, abrirá sus puertas a partir de las 10:00 y cerrará a las 23:00.

Hoy, la Expotextil 2017 estará abierta al público desde las 16:00. Todos los días se están llevando a cabo desfiles de moda, toda vez que se contará con 20 modelos, entre varones, mujeres y niños.

viernes, 7 de julio de 2017

Productores de textiles reciben capacitaciones


PROGRAMA

Hoy, las capacitaciones en el Polideportivo inician a las 10:00 y concluyen a las 18:30. Mañana, entre las 9:30 y las 18:00, en la Casa de la Cultura Universitaria está prevista una Feria Textil.

Decenas de productores de textiles de Sucre y Potosí comenzaron a capacitarse y tomar contacto con proveedores de maquinaria, insumos y servicios financieros en un encuentro organizado por el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, en coordinación con el Gobierno Municipal y Pro Bolivia, cuyo objetivo es posicionar a la Capital como centro de producción textil del sur del país.

El encuentro que se realiza en el Polideportivo de Garcilazo, comenzó ayer con la capacitación a los productores de textiles en automatización de máquinas para la confección a cargo de la representante de la importadora de máquinas Jack, Lenny Apaza, luego Álex Zegarra de la empresa Todo Telas expuso sobre los beneficios del uso del algodón para las confecciones; también hubo capacitación en educación financiera y software en las Micro y Pequeñas Empresas (MYPES).

En esta jornada, a partir de las 10:00, los productores se capacitarán en blanqueado de algodón, teñido de algodón y teñido de alpaca a cargo de la empresa Quimitex, luego la Cámara Argentina de Innovación Textil (CAITA) se encargará de actualizar sobre los procesos industriales del diseño de indumentaria, manufactura y sublimación textil, entre otros entrenamientos.

“Queremos que aprovechen cada una de las ocho capacitaciones que vamos a tener en este encuentro”, señaló la secretaria Municipal de Desarrollo Económico, Jimena Campos, en el acto de inauguración.

En el encuentro que concluye hoy, varias empresas exponen maquinaria e insumos para la producción textil, además los bancos ofrecen servicios financieros. Los organizadores invitaron a los productores y la población a visitar el evento.

“Este es el inicio de varias actividades que tienen como objetivo, juntamente con el Gobierno Municipal, de posicionar a Sucre como centro de producción textil en el sur del país”, comprometió el coordinador regional de Pro Bolivia, Jamil Campero.

lunes, 3 de julio de 2017

Todo listo para la Expotextil 2017 en Santa Cruz


Con el eslogan siente, produce y consume lo Hecho en Bolivia, el sector textilero de Santa Cruz presento la Expotextil 2017, evento que se llevara a cabo del 27 al 30 de este mes en el pabellón Brasil del campo ferial de Fexpocruz.

A decir de los organizadores, en el evento participaran unidades productivas que se dedican a la confección de ropa de trabajo, uniformes para entidades publicas y privadas, ropa para niños, indumentaria deportiva, entre otras prendas.

Se informo de que durante los cuatro días que dure la feria el ingreso al área de exposición será libre y que la oferta incluirá precios competitivos.

viernes, 30 de junio de 2017

Organizan encuentro sobre la producción de textiles



Buscando articular a productores de textiles del sur del país y proveedores de maquinaria e insumos, el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, en coordinación con la Alcaldía de Sucre y Pro Bolivia, organiza un encuentro para el próximo 6 y 7 de julio en el Polideportivo de Garcilazo.

En las dos jornadas, los productores de textiles recibirán capacitación gratuita sobre el uso de nuevas tecnologías, manejo de materia prima e insumos, y tomarán contacto con empresas proveedoras y entidades financieras. Al día siguiente, sábado 8 de julio, en la Casa de la Cultura Universitaria, se realizará una feria textil y pasarela de modas.

“Estos eventos que generan una articulación específica en la necesidad de materia prima, insumos y maquinaria es importante visibilizarlos, en ese marco nuestros hermanos productores van a tener la oportunidad de ver, en función a los proveedores, maquinaria, materia prima e insumos”, manifestó el viceministro de la Micro y Pequeña Empresa, Saturnin Ramos.



miércoles, 14 de junio de 2017

Comerciantes de ropa de invierno deploran bajas de 30% en ventas



Noemí Guzmán decidió cerrar su fábrica de calzados en 2012, desilusionada por la fuerte carga impositiva y constantes demandas laborales, ya que no podía afrontar los costos de los beneficios sociales impulsados por el Gobierno Central. De este modo, puso fin a su sueño de 15 años, llenos de sacrificios, pero también de deudas en el banco, ya que durante este periodo invirtió 200 mil bolivianos en materias primas y otros 200 mil en maquinarias y equipamientos.

Desde hace tres años ofrece ropa de invierno en su tienda ubicada en la avenida San Martín, a pocos metros del Palacio de Justicia de Cochabamba. Dejó la producción nacional para dedicarse a la reventa de productos importados. Para ello tuvo que despedir a las 35 personas que empleaba en su emprendimiento. A pesar de sus esfuerzos, considera que poco se vende hasta el momento.

“Estamos en la lucha, no está mejor”, sostiene para describir el estado actual de su negocio. En junio del año pasado lograba vender unas 30 prendas por día. Este año, la cifra ronda por los ocho. “Muy poca gente compra, estamos hablando de un porcentaje mínimo porque la mayoría de la gente compra en el mercado ropa nacional, y en este lugar están usando las del banco, abogados, del juzgado”, agregó.

Cae la temperatura, y con él las temperaturas, pero las ventas de ropa invernal parecen estar igual de frías. Al menos así lo expresan los comerciantes de esta indumentaria en los mercados de la zona sud, tiendas y otros centros comerciales, en entrevista con este medio.

Los vendedores advierten, en promedio, de una caída en las ventas que varía entre el 20 y el 30 por ciento con relación a junio del año pasado. El contrabando, la fuerte competencia, la oferta de ropa usada y un contexto de crisis económica nacional son algunos de los factores señalados por los comerciantes para interpretar las bajas ventas en lo que va del mes.

En contrapartida, las prendas de vestir también suben de precio. Los vendedores calculan que hubo un promedio de 20 bolivianos de incremento por unidad, lo que contribuye a agravar la situación del comercio durante la temporada de frío.

Los comerciantes minoristas adquieren las prendas importadas desde los puertos de Chile y Perú, con un fuerte porcentaje de ropa fabricada en Corea del Sur, seguida por la mercadería china, según los testimonios coincidentes recabados por los comerciantes.

Por su parte la vestimenta nacional es relegada por los comerciantes, ya que consideran que no tienen una buena calidad de materias primas, aunque sí de costura. Por este motivo, ofrecen prendas fabricadas en La Paz, seguidas de las cochabambinas.

El caso de Noemí Guzmán no es el único, más al contrario, se repite en otros sitios de la ciudad y otras modalidades del mismo rubro. Tal es el caso de Marta Laura, una comerciante que vende ropa invernal desde hace 30 años en inmediaciones del mercado San Antonio, quien afirma que la crisis en las ventas le impide pagar la luz de su puesto y de su casa.

“Las ventas cayeron a la mitad, antes me vendía 300 o 400 bolivianos al día. Ahora se vende 200 bolivianos, a veces sólo dos o tres prendas al día. Eso es para comer. Para los caseros y para el depósito no ganamos más nada”, explicó Laura.

Productores reportan pérdidas

El presidente de la Federación Departamental de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Fedemype), Salustiano Acapa, sostiene que en esta época del año los productores lograban vender hasta el 80 de su producción.

Según Acapa, en julio ya se vendía el 100 por ciento de la producción de la temporada. Sin embargo, el contrabando y la falta de control por parte del esto hace que esto ya no ocurra.

Las pérdidas para el sector se posicionan en un promedio del 40 por ciento durante esta temporada, lo que contribuye a la generación de más desempleo entre los pequeños y medianos empresarios locales, añade. “Tenemos que despedir no podemos estar soportando, hacer producir, producir y ya después no poder comercializar porque ya no se puede, no hay la capacidad de sostener a estos compañeros trabajadores”, agrega.

Por su parte, el presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), Humberto Valdivieso, afirma que las ventas de la ropa de invierno a nivel nacional han caído en un 60 a 70 por ciento en los últimos seis años. “No hay un control de la Aduana, no hay materia prima, no existen parques industriales, no hay condiciones de trabajo en Bolivia. Por eso es que hay una aceleración hacia el contrabando, y una desaceleración profunda hacia la producción”, agrega Valdivieso.

Finalmente, sostiene que nuestro país no cuenta con las condiciones que permitan dar competitividad a los emprendedores frente a las caídas de las ventas registradas durante las temporadas que antes eran sólidas para el comercio.



"Conamype reporta un descenso de 70% en los últimos seis años"



LA MICROEMPRESA PIDE LA APROBACIÓN DE UNA LEY QUE REGULE ESTE MERCADO

Culpan a la ropa usada, pero también se reportan bajas en las ventas de este rubro

Los presidentes de la Federación Departamental de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Fedemype), Salustiano Acapa, y de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), Humberto Valdivieso, además de los comerciantes de ropa de invierno consultados por Los Tiempos, aseguran que la venta de la ropa usada es uno de los factores primordiales que ocasionaron la caída de su mercadería. Sin embargo, los vendedores de ropa usada de Cochabamba también se quejan de bajones de 30 por ciento en sus ventas.

El secretario general del Comité de la Ropa Usada de Cochabamba, Ediberto Colque, asegura que el comportamiento negativo de las ventas fue provocado por la continua aparición de revendedores provenientes desde el occidente del país, como las ciudades de Oruro y La Paz.

“El año pasado todavía estaba un poco mejor, ha habido siempre un bajón, hay una competencia desleal y realmente una proliferación de comerciantes y no es solamente en Cochabamba es a nivel nacional, sostiene.

Según Colque, el desempleo y la falta de políticas públicas por parte del Gobierno contribuyen a que muchas familias desempleadas decidan invertir pequeños montos de dinero para la venta de ropa usada.

“En época de invierno subía el consumo de ropa gruesa, ropa de abrigo, como poleras mangas largas, chompas, chamarras, todo eso. En este tiempo un poquito se eleva la venta, pero no siempre como antes. Es difícil que lleguemos a la comercialización como en las anteriores épocas”, dijo Colque.

Berta Camacho, que tiene su puesto de venta de ropa usada en la avenida San Martín, confirma las estimaciones de Colque. Su negocio, según explica, soporta una disminución del 20 por ciento de sus ventas con relación a 2016. A pesar de ello, asegura que logra mantener ese porcentaje, ya que importa ropa de primera calidad fabricada en Europa y Estados Unidos, lo que atrae a sus clientes.

“La gente no quiere la mercadería nacional porque dice que no dura, no les aguanta. Dicen que es desechable, una puesta y ya no hay”, explica.

Asimismo, agrega que las chamarras, las poleras, los chalecos y abrigos de pluma son los productos que los clientes prefieren para esta temporada, cuyos precios varían entre los 100 y 180 bolivianos, dependiendo de la prenda.

Ley mypes y de competencia

El presidente de Conamype, Humberto Valdivieso, quien ve en la ropa usada una competencia desleal, resalta la importancia de la ley de la Micro y Pequeña Empresa. Asimismo, reitera la necesidad de avanzar en la ley de competencias para el control de ropa usada, que permitirá reforzar el sector productivo de Cochabamba.

“Vamos a exigir que salga esa ley porque se tiene que controlar el mercado y el mercado está avasallado de ropa usada y de ropa china”, explica.

La ley mype establece la creación de un fondo de 10 millones de bolivianos para canalizar créditos y proyectos productivos.

También establece la creación de un registro único para las micro y pequeñas empresas que permitirá la acreditación para el funcionamiento legal.



"LA ROPA USADA HACE REBAJAR"

Cándida de Crespo vende ropa de invierno desde hace 30 años en el mercado de San Antonio. Ofrece chompas desde 50 bolivianos

Cándida de Crespo ofrece chamarras, chompas y otras prendas de invierno desde hace 30 años en su puesto ubicado en el mercado San Antonio de Cochabamba.

Su trabajo le permitió mantener a su familia y hacer estudiar a sus hijos. Sin embargo, el ingreso de ropa usada a los mercados de la ciudad provocó una caída del 30 por ciento en sus ventas, según explica. “Ha bajado especialmente este año. Hay mucho comerciante de la ropa usada. Es lo que hace rebajar harto, especialmente de la ropa usada, hace que se pierda que nosotros podamos vendernos”, dice.

Para esta temporada, ofrece prendas chilenas y peruanas, además de paceñas en costos que van desde los 50 hasta los 150 bolivianos. La comerciante tuvo que aumentar cerca de 20 bolivianos por cada unidad, debido al incremento registrado con los mayoristas.

A pesar de los aumentos, los clientes adquieren principalmente chompas desde 50 hasta 60 bolivianos. La comerciante afirma que son sus peores ventas de los últimos cinco años. Sin embargo, el conflicto comenzó a generarse hace más de 20 años, con la reubicación de las familias mineras que adquirieron ropa usada para subsistir, asegura.

“La peor época sería lo que nos ha arruinado la ropa usada, porque más antes ropa nacional sabíamos agarrar. Ahora, importado. Era tranquilo, había venta”, explica.



"PREFIEREN ROPA EXTRANJERA"

Juan Policarpio ofrece chamarras que trae desde la ciudad de La Paz. Destaca la calidad del cuero paceño y también de las telas coreanas

Las chamarras que Juan Policarpio ofrece en su puesto del mercado La Paz dejaron de venderse un 30 por ciento menos que el año pasado, según sus cálculos. Sólo ofrece chamarras y abrigos coreanos, porque considera que sus clientes prefieren este tipo de prendas, ya que son más “conocidas” que las que se producen en Cochabamba o La Paz, aunque cuesten más.

“Más que todo es la ropa usada (la causa de sus bajas ventas). Es la gran dificultad para todos los comerciantes de aquí. No tenemos materia prima buena para este tipo de prendas, tal vez algunas prendas ha mejorado la calidad de la materia prima”, explica.

Cientos de vendedores deben afrontar el incremento de las prendas al por mayor que adquieren en los puertos de chilenos y peruanos. Asimismo, se ven obligados a incrementar el precio de sus prendas al público para lograr obtener ganancias entre 15 y 40 bolivianos.

“El año pasado podríamos vender por lo menos unos 2 mil bolivianos diario, hoy en el día ni a mil llegamos”, lamenta el comerciante.

La escasez en las ventas se hacen notar en el mercado La Paz, según constató este medio durante un recorrido a diferentes comercios. Los clientes se acercan, preguntan y siguen caminando en busca de mejores precios.

lunes, 12 de junio de 2017

Ya tenemos que vender hilo...


200

Toneladas de fibra de camélidos procesará anualmente la factoría, que proveerá con hilo y tela de alpaca a reconocidas diseñadoras como Beatriz Canedo y Liliana Castellanos, para que elaboren sus prendas de vestir.

En junio de 2015, el Gobierno anunció que la planta de la estatal Empresa de Transformación de Fibra de Camélidos Yacana, tenía una inversión que ascendía a $us 37 millones. Asimismo, comunicó que procesaría 200 toneladas de fibra de camélidos, e iniciará operaciones en mayo de 2016.

El presidente Evo Morales dijo que la segunda industria del Estado establecida en el Parque Industrial de Kallutaca de El Alto, sería la fábrica de hilos de lana de alpaca y de llama Yacana. “No podemos seguir llevando lana de alpaca al Perú y que el producto retorne como hilo para que luego nosotros mismos la compremos, tenemos ya que vender hilo”, manifestó.

Para conocer más

* Se instalarán centros de acopio de lana de alpaca en el municipio de Pelechuco, La Paz y de lana de llama en el municipio de Turco, Oruro; se brindará capacitación a los pobladores de esas localidades.

* La planta generará 200 empleos directos; allí se producirán telas, hilo y otros productos de lana de alpaca y de llama.

* Esos productos tienen una gran demanda en el ámbito internacional, sobre todo en países de Europa dónde son bastante apreciados por su elevada calidad y delicadeza.

* El 16 de abril de 2014, el Gobierno aprobó, vía Decreto Supremo 1979, la organización e instalación de la Empresa Estatal Yacana.

* La empresa tiene como objetivo el aprovisionamiento de materia prima, producción, industrialización y comercialización de productos que son parte del Complejo Productivo de Camélidos.

* La estatal Empresa de Transformación de Fibra de Camélidos Yacana es dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Pese al contrabando, la industria textil es pilar de la producción nacional

Hasta 2014 esta industria generó aproximadamente 167.500 empleos directos. Hasta finales de 2015, había 51.938 microempresas, 856 pequeñas y medianas empresas (Pymes) y 45 empresas grandes. Actualmente, el 90% de la industria textil en Bolivia se concentra en el eje central del país: 60% en La Paz, 17% en Cochabamba y el 13% en Santa Cruz.

Hasta 2015, la contribución de la industria textil boliviana al Producto Interno Bruto (PIB) era del 0,9%, equivalente a 451 millones de dólares, es decir que su contribución no llegaba ni al 1%, considerando que el PIB nacional hasta 2016, era de aproximadamente 33 mil millones de dólares. Este rubro está severamente afectado por el ingreso de mercadería ilegal al país, en especial ropa usada y prendas chinas; aun así, el Viceministerio de la Micro y Pequeña Empresa del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, sostiene que esta industria es uno de los pilares en cuanto a producción en Bolivia. Se espera que hasta fin de año empiece a operar la estatal Empresa de Transformación de Fibra de Camélidos Yacana, con materia prima transformada en el país.

Según Saturnín Ramos, viceministro de la Micro y Pequeña Empresa del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, que días atrás estuvo presente en la Expo CapitaL, la industria textil es uno de los “fuertes” de la industria nacional, porque abarca el 22% del 32% de la productividad a nivel nacional, complementado con las otras áreas de transformación como la madera, metalmecánica y alimentos.

“Los textiles son el área fuerte en cuanto a producción en Bolivia, pero se hace con materia prima importada, ese es el problema. El Estado no ha podido consolidar la transformación de materia prima en el área textil hasta ahora; estimamos que hasta fin de año la empresa estatal Yacana ya estará produciendo fibra natural y el complemento, es decir, la parte sintética, que se logrará con la separación de derivados del petróleo, para generar plástico o polietileno y así conseguir la certificación de origen en el país, se tendrá que esperar un poco más”, manifestó la autoridad.

Según Ramos, hasta 2015 la contribución de la industria textil boliviana al PIB era del 0,9%, equivalente a 451 millones de dólares. Asimismo, informó que la industria textil en Bolivia contribuyó a la industria nacional con un 10,9%, en 1999; con un 9,5%, en 2006 y con un 5,5%, en 2015.

Entre otros datos económicos, señaló que hasta 2014 esta industria generó aproximadamente 167.500 empleos directos. Por otra parte, aseguró que hasta finales de 2015 había 51.938 microempresas, 856 pequeñas y medianas empresas (Pymes) y 45 empresas grandes.

Actualmente, el 90% de la industria textil en Bolivia se concentra en el eje central del país: 60% en La Paz, 17% en Cochabamba y el 13% en Santa Cruz.

Promover la productividad nacional

La principal preocupación de esa cartera del Estado es generar en la población boliviana una conciencia de consumir “lo nuestro”, o sea, productos nacionales. Ramos dijo que los medios de comunicación audiovisual motivaron a la juventud a consumir marcas internacionales, yendo en contraposición de lo que trata de hacer el Viceministerio. “Los medios de comunicación, con todo respeto, se van más al interés de la parte comercial y económica y no a la conciencia del consumo de productos nacionales”, criticó.

Ramos sostuvo que en las calles de las ciudades bolivianas prima la venta de productos de contrabando, en especial de ropa usada y productos chinos, y lamentó que el control de esa actividad con la intervención municipal y departamental aún no se haya consolidado.

“Desde hace años Chile empezó a trabajar en una guerra, no de armas, sino una guerra económica; es el único país que maneja y administra ropa usada en frontera, es difícil determinar los porcentajes que manejan, pues como todos saben, altas autoridades del Estado chileno están metidas en el tema de contrabando”, señaló.

El Estado boliviano es una instancia de decisión a la que le falta complementar sus brazos operativos, que en este caso son los municipios. “Hay una normativa que está en el Legislativo, que lastimosamente está postergada en su promulgación por (presión) del sector de ropa usada”, manifestó.

El Viceministro añadió que otro factor negativo es que en este momento no se tiene una industria textil consolidada, producto de la enajenación y la capitalización de empresas que en su momento generaron una deserción en el tema laboral.

Hay gente retirada de esas empresas que hoy en día forma parte del grueso que genera su propio auto empleo. “La idiosincrasia y la forma de ser del boliviano es que siempre ha sido trabajador, nunca ha sido flojo y siempre busca el mecanismo para sostener a su familia”, finalizó.

22.000 empresas textiles cerraron en el país

Según datos proporcionados por la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE) en pasados días, el contrabando, la legislación nacional y la falta de mercados están asfixiando a la industria textil boliviana, pues durante el último año, alrededor de 22 mil empresas textiles, entre micro y pequeñas, cerraron en el país.

El presidente de la Conamype, Humberto Valdivieso, precisó que el ente que dirige cuenta con 650.000 afiliados a nivel nacional, de los cuales en la actualidad 162.500 se dedican a los textiles y 195.000 que fabrican alimentos.

El dirigente detalló que el último año cerraron al menos 55 mil micro y pequeñas empresas de los diferentes rubros en todo el país, de las cuales casi el 40 por ciento corresponden al sector textil.

Destacó que hasta hace un par de años, los textiles superaban en número al resto de los rubros, aunque pese a la caída que registran siguen siendo pilar de la economía boliviana.

“El rubro de alimentos es el único que tiende a crecer, aunque levemente, en 2 o 3 por ciento cada año. Tampoco es fuerte, pero es el único rubro que se encuentra en condiciones, porque todos los (otros) rubros de Bolivia están en una sobrevivencia, por falta de protección”, enfatizó Valdivieso.

¿Qué piensa la Cadex sobre la industria textil en Chuquisaca?

De acuerdo con la información proporcionada por la gerente general de la Cámara Departamental de Exportadores (CADEX), Gisela Morales, el sector textil en Sucre y Chuquisaca tuvo algunos casos de éxito en los últimos años en el área de textiles, empresas como Awaj Warmi y otras locales que ofertan productos a la demanda de colegios e instituciones persisten en el mercado, sin embargo, habían otras empresas que exportaban tejidos en algodón que tristemente dejaron de producir, debido a los pocos mercados y la demanda temporal, sobre todo en Europa.

“Debemos reconocer también que cuando hablamos del sector textil debemos mencionar al principal producto que se exporta que es el de fustes o campanas para sombrero terminado”, manifestó.

Los datos de exportación reflejan que si bien se exporta fustes o campanas para sombrero terminado y prendas de tejido de alpaca no se ha diversificado la producción, debido a la difícil situación que un empresario privado debe sobrellevar con los incrementos en los salarios establecidos por el Gobierno, la baja en la productividad del personal, falta de incentivos para diversificación de producción y programas públicos que impulsen a ese sector.

Morales dijo que los mercados están abiertos no solo para la exportación, hay que comprender que la exportación es una opción a la cual se recurre cuando el mercado local y nacional no es grande. Si bien los mercados existen se debe considerar que el ingreso de productos del sector textil tiene que asumir retos de calidad, innovación e introducir diseños en las prendas de vestir.

Centros de Innovación Productiva

Pro Bolivia es una entidad pública desconcentrada dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, destinada a impulsar el incremento de la productividad y la diversificación de la matriz productiva, mediante la investigación e innovación tecnológica, asistencia técnica, capacitación y el acceso a la información, generando servicios, bienes, programas, proyectos y normas técnicas en beneficio de las unidades productivas manufactureras del país, orientada bajo los principios de complementariedad, eficiencia, transparencia, responsabilidad y compromiso.

De acuerdo con la información proporcionada por Marina Nina, consultora en Comunicación de Pro Bolivia, los Centros de Innovación Productiva (CIP), son centros especializados que promueven la dinamización y articulación de actores de los complejos productivos a través de sus servicios: investigación, innovación, transferencia tecnológica especializada y prestación de servicios técnicos, en el marco de las políticas de desarrollo productivo, facilitando la democratización y acceso a la tecnología priorizando micro y pequeña empresa, contribuyendo a mejorar la productividad y la diversificación productiva, con un enfoque de equidad de género, interculturalidad y producción más limpia.

Pro Bolivia cuenta con cinco Centros de Innovación Productiva (CIPs), que en general desarrollan programas y proyectos de innovación productiva especializada, ejecuta labores de asesoramiento técnico y tecnológico y acompañamiento especializado.

CIP Textil Camélidos El Alto

Laboratorio para análisis de productos de fibra textil.

Servicios en análisis y certificación de fibra camélida y teñido de hilo.

Apoyo en los procesos textiles desde el hilado al terminado de prendas.

CIP Cuero Cochabamba

Sala de máquinas (armado de puntas y talones de calzados)

Diseño y mordería (CAD/CAM) de seriado y escalado computarizado y servicio de corte

Laboratorio especializado en ensayos físicos del cuero y otros

CIP Madera El Alto

Tratamiento (secado) de materia prima.

Soporte tecnológico y productivo para carpintería y mobiliario.

CIP Textil

Camélidos Potosí

Procesos textiles desde el hilado, hasta el terminado de prendas.

Servicios en análisis de fibra camélida y teñido de hilo.

Investigación tecnológica del sector textil, fibra camélida.

CIP Madera San Buena Ventura

Dotación de una máquina de afilado y estelitado de sierras de aserradero.

Capacitación y Asistencia técnica en aserrío y mantenimiento de maquinaria (sierras).

domingo, 11 de junio de 2017

Ropa americana, el negocio que mueve a más de 2.000 personas



El negocio de la venta de ropa usada en Tarija se incrementó en estos últimos años, de tal manera que cada día de la semana existe una feria establecida en uno o más barrios de la ciudad. A ello se suman las tiendas o shoppings permanentes ubicadas en el centro de la ciudad.

Es así que esta actividad actualmente aglutina a más de 2.000 comerciantes, sólo en la capital tarijeña.
El secretario de actas del Comité Departamental de los Comerciantes de Ropa Usada, Percy Cardozo, expresó que en Cercado se registran alrededor de 2.000 gremiales que se dedican a este rubro. El número incrementa si se toma en cuenta a los provinciales, no obstante no hay un censo departamental que emita datos precisos.
El dirigente refirió que el desempleo es el motivo por el cual la cantidad de comerciantes aumentó en estos últimos años. “Se ha seguido recibiendo notas de afiliaciones durante estos últimos cinco años por la realidad del departamento y del país: la falta de empleo. Hay gente que trabajaba en la Gobernación, en las Alcaldías pero a raíz de su despido, del recorte de personal por la crisis o cierre varias empresas, han venido a dar a nuestro sector”, sostuvo.
Consultado sobre si hacen el control a los mayoristas, Cardozo dijo que indagaron sobre ello, sin embargo no los identificaron en Tarija. Señaló que éstos están en la Kantuta en Oruro, razón por la cual manifestó que es allí donde la Aduana Nacional debería actuar, sin necesidad de denuncia.
Agregó que les indigna que el Gobierno Nacional ataque al sector minorista sin tomar en cuenta la situación económica que vive la población en Tarija.

Ropa china
En caso de aprobarse la ley que prohíbe este tipo de actividad, los comerciantes aseguran que se dedicarán a la venta de ropa china.
“El 90 por ciento tiene previsto trabajar con la ropa china, entonces ahí sí va a ver el sector textilero el verdadero efecto negativo que causa esa ropa. Nosotros vamos a traerlo porque sale más barato adquirirlo y se vende más rápido”, dijo.

Fabriles
Los trabajadores fabriles en reiteradas oportunidades reiteraron la afectación que sufren las empresas textileras por la internación de este tipo de mercancía, pues al comercializarse la gente deja de lado la producción nacional. Es así que la economía en general se ve perjudicada.
El secretario general de la Confederación de Trabajadores Fabriles de Bolivia, Denis Cuevas, manifestó que en esta gestión se cerraron más de 20 empresas textileras en La Paz. Razón por la cual piden la eliminación de la actividad de la venta de ropa usada y productos chinos.
“La ropa usada y la ropa china son un veneno para el sector fabril”, dijo a tiempo de señalar que solicitarán que también se prohíba la importación de ropa china, pues de igual manera que la americana, afectan a las empresas bolivianas.
Aduana
El 29 de mayo la Aduana Nacional y otras instituciones por denuncia allanaron dos depósitos-tiendas de ropa usada en el centro de la ciudad. A su vez, constantemente realizan trabajos de comisos en el puesto de control de Pajchani, La Mamora y fronteras del departamento.
Por estas acciones esta institución de control fue objeto de amenazas de parte del sector gremial. Aseveraron que lincharán a funcionarios aduaneros si hacen algún comiso más.
En este sentido, el gerente de la Aduana Nacional, regional Tarija, Marcelo Miranda, expresó que ya presentaron la denuncia formal ante la Fiscalía en contra de Luís Fernando Álvarez y Percy Cardozo.
Explicó que mientras el proyecto de ley que prohíbe este comercio esté paralizado, no se pueden ingresar a las ferias a hacer los comisos respectivos.
El País eN hizo una inspección a los recintos aduaneros donde se hace la inutilización de la prendería usada. Constató que 20 toneladas de ropa americana es “picada” para enviarla a empresas textiles de La Paz.

Economista: la venta de ropa usada tiene 2 caras

El economista José Luis Porcel, en su análisis, indicó que la comercialización de ropa usada es un problema estructural, inicialmente fomentada por el Gobierno. Sin embargo, como ahora se le fue el control, trata de reprimirlo.
“Es un comercio que tiene dos caras, por un lado es totalmente nocivo, dañino para la economía nacional y para la salud de los habitantes que utilizan esa ropa, y por otro lado es un problema estructural porque son personas que trabajan por necesidad ante la incapacidad que tiene el Gobierno de no poder generar fuentes de trabajo o no generar las condiciones para que hayan empresas”, dijo.
Es así que esas personas se ven obligadas a incurrir en esa actividad para generar ingresos económicos para su sustento.
Porcel señaló que la salida al problema no es promulgar una ley que prohíba ese comercio, sino crear fuentes laborales.
Fue enfático al mencionar que el Gobierno Nacional gasta “mucho” dinero en publicidad, pero esta no es productiva, por lo que debería invertir esos recursos en la creación de micro empresas en el país.
Pues de esa manera los comerciantes podrían pasar a ser personas “productivas”.
Expresó que si esos comerciantes optan por trabajar en la venta de ropa china, es seguro que esa mercancía tampoco ingrese por la vía legal, por lo que simplemente se reemplazaría un problema por otro.
“Y así se destruirán las pocas empresas textiles e industriales que hay en Bolivia”.
Puntualizó que es importante que, como bolivianos, “consumamos la producción nacional”.

Fondos de reactivación productiva en investigación

El secretario de actas del Comité Departamental de los Comerciantes de Ropa Usada, Percy Cardozo, refirió que en el año 2006 el Gobierno Nacional promulgó el Decreto 28061 que señala la prohibición de la internación y comercialización de prendería usada; y la reconversión productiva para ese sector.
De los 80 millones de dólares destinados al sector, sólo se utilizó 14 millones. El saldo no se sabe dónde está, por lo que piden que se continúe la investigación y se esclarezca el caso.

jueves, 8 de junio de 2017

Estudian etiquetar productos nacionales



El Gobierno trabaja en implementar el etiquetado de productos de cuero y textiles, ante la importación de ropa de procedencia china.

Durante la presentación del Premio a la Excelencia 2017, el viceministro de Producción Industrial a Mediana y Gran Escala, Néstor Huanca Chura, señaló que debido a la importación de ropa china y para la protección de la industria nacional, se pretende etiquetar los productos nacionales, especialmente en los sectores de cuero y textiles. Para ello, los siguientes meses se trabajará esta posibilidad con otras carteras de Estado.

“El tema de protección a la industria nacional es una preocupación. Con el Viceministerio de Comercio Interno y Exportaciones estamos formulando medidas como el tema del etiquetado en los sectores de cuero y textiles. Esta medida protegerá la importación de algunos productos que puedan generar competencia en la producción nacional”, sostuvo el viceministro Néstor Huanca.

En mayo, el Ejecutivo suspendió el tratamiento del proyecto de ley sobre la comercialización de la prendería a medio uso.

miércoles, 7 de junio de 2017

Ropavejeros y Evo debatirán norma de venta



El ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Eugenio Rojas, anunció el miércoles que el presidente Evo Morales se reunirá con los comerciantes de ropa usada o de segunda mano, una vez que retorne al país proveniente de Bélgica, para debatir el proyecto de ley de control municipal a la venta de esa mercadería.


"El presidente, seguramente, una vez que esté acá, con tiempo, va a convocar a los representantes de este sector", dijo Rojas, en declaraciones a los periodistas.



En mayo, la Asamblea Legislativa Plurinacional paralizó la aprobación del proyecto de ley que busca que las alcaldías asuman el control de la comercialización de esa prendería, después de que los comerciantes se movilizaron en el país.


Rojas pidió a ese sector presentar propuestas y alternativas para modificar la norma antes de la reunión con el jefe de Estado. "Escucharemos primero cuál es su propuesta", remarcó.

martes, 6 de junio de 2017

Los ropavejeros amenazan con “linchar” a aduaneros



Los comerciantes de ropa usada de Tarija, la mañana del lunes, protagonizaron una marcha y un mitin frente a la plaza Luís de Fuentes y Vargas.

Manifestaron que esa será la última advertencia que hacen a la Aduana Nacional, pues rechazan cualquier intento de que ésta ingrese a las ferias para hacer los decomisos. Amenazaron con “linchar” a cualquier funcionario aduanero que intente confiscar los productos que ofrecen.

El secretario de actas del Comité Departamental de los Comerciantes de Ropa Usada, Percy Cardozo, aseguró que ya no permitirán más decomisos. Indicó que en la tranca de Pajchani se cometen abusos por parte de la Aduana Nacional a sus compañeros gremiales, razón por la cual pretenden ponerle un alto a esa situación, exigen que se les permita trabajar para obtener recursos económicos para sustentarse.

“(La manifestación) es en contra de la Aduana por haber allanado las tiendas y querer pretender meterse en las ferias (…). Nosotros como sector de ropa usada hoy hemos declarado la guerra, aduanero que sea sorprendido que quiera allanar las próximas tiendas o meterse con las ferias prácticamente van a salir linchados de ahí. No nos queda otra, nos orillan a hacer esto”, enfatizó.

Añadió que actualmente hay un vacío en la norma, pues ni la Aduana ni los Gobiernos Municipales tienen competencia para decomisar en las ferias. Reconocen que la actividad que realizan es ilegal, sin embargo, indican que los aduaneros están prohibidos de confiscar a los minoristas.

“Esta es la última marcha pacífica, la medida ya está tomada es el bloqueo en la tranca de Pajchani”, dijo. Sin embargo, aún no hay fecha para ello. En Tarija son más de 2.000 comerciantes que se dedican a este negocio.

Al respecto, el presidente de la Federación Departamental de Juntas Vecinales (Fedjuve) de Tarija, Edwin Rosas, declaró que todos tienen el derecho al trabajo; no obstante afirmó que se debe buscar un punto medio en el que no se perjudique la economía del sector textil del país.

“Se quiera o no lamentablemente la ropa americana ha copado todas las ferias, entonces pienso que hay que actuar con cautela, pero lo que hay que decomisar se debe decomisar. Todos tenemos que entrar dentro de un régimen de control y la ropa americana no está exenta de aquello”, puntualizó.

lunes, 5 de junio de 2017

Camélidos: el salvavidas textil de Bolivia

La vicuña es uno de los más grandes tesoros del país. Es el más pequeño integrante de los camélidos suramericanos, su lana es similar a la de la alpaca y su comercialización bastante más económica, lo que ha impulsado fama y su demanda.

La alpaca y las fibras provenientes de los camélidos atraviesan un excelente momento en el extranjero. La prohibición de las fibras como la angora y la dificultad por costo y consecución de la cachemira, sumados a las bondades de la alpaca, han convertido a la fibra latina en un “must” internacional.

Tradicionalmente, Perú y Bolivia son los más grandes productores de estas fibras en el mundo, siendo Perú el líder del mercado de la alpaca, con cerca de un 80% del total mundial, mientras Bolivia se corona en las otras fibras camelias.

Si bien la economía textil de Bolivia se encuentra golpeada y fragmentada luego del cierre de Enatex, el alza en el contrabando y la competencia desleal por cuenta del mercado ‘negro’ de las prendas de segunda mano, el rubro textil lanífero ve un alza de más del 35% en sus ventas.

El costo medio de una tonelada de lana virgen de vicuña sin proceso ronda los $500 dólares, es de origen 100% boliviano y se exporta ya a más de 10 países en el mundo entre ellos Italia, Francia y Reino Unido, donde sean empleados en el mercado del lujo.

La vicuña es uno de los más grandes tesoros del país. Es el más pequeño integrante de los camélidos suramericanos, su lana es similar a la de la alpaca y su comercialización bastante más económica, lo que ha impulsado fama y su demanda.

Ropavejeros se ven sin opción a otros trabajos


DECRETO 28761

El Decreto Supremo de 21 de junio de 2006, promulgado por el gobierno del presidente Evo Morales. En el mismo se estableció que el 21 de abril de 2007 sería el plazo final para la importación de ropa usada al país, y el 1 de marzo de 2008 el plazo final e indefectible para la venta. El Gobierno argumentó en esa época la defensa de la soberanía del país y que éste no era el basurero de Estados Unidos. No se avanzó en la reglamentación de dicho decreto y los plazos nunca se hicieron cumplir.

La venta de ropa usada en Sucre es un negocio cuyos involucrados ven con dificultad la posibilidad de migrar a otros rubros ante la escasez de empleos estables. El negocio no siempre reporta altas tasas de retorno para capitales fluctuantes que constantemente sufren las consecuencias de los decomisos aduaneros.

En Sucre, los comerciantes de ropa usada o también conocida como “ropa americana” están organizados en asociaciones de comerciantes asentados en las zonas de San Juanillo, las calles Marzana y Man Césped y el mercado El Morro. Una de ellas, probablemente la más grande, la Asociación de Ropa y Prendería A Medio Uso tiene aproximadamente 350 afiliados, pero el número fácilmente podría aumentar ya que en los últimos meses, en los alrededores del mercado Campesino, mucha gente empezó a dedicarse a este negocio y no está afiliada. También se abrieron nuevos puestos de venta de ropa americana en los mercados de Poconas y San Antonio. El rubro involucra la venta de ropa, prendería, juguetes y enseres, entre otros productos usados.

Mientras la presidenta de la Comisión Nacional de Defensa de la Ropa y Prendería a Medio Uso, Elizabeth Verástegui, señala que en Bolivia unas 250 mil personas se dedican a este negocio, en Sucre, el presidente de la Asociación de Ropa y Prendería A Medio Uso, Abner Vargas, considera que esa cifra es aún mayor.

Hace cinco años se tenía una cifra de 250 familias en el país, que se dedicaban a la venta de ropa americana, y actualmente están entre 500 mil o más de 1 millón “y en muchos casos la venta de ropa usada es su única opción de trabajo además de no tener capitales cuantiosos”, considera Vargas.

El capital que manejan los vendedores varía según el producto que se venda. Por ejemplo, un vendedor de calzados americanos que compra al detalle puede llegar a manejar un capital de entre $us 5.000 a 10.000, en tanto que un vendedor de ropa usada puede llegar a manejar unos diez fardos con un capital de entre $us 4.000 a 5.000.

El fardo de ropa usada puede costar entre $us 150 y 400 en calzados, dependiendo de la calidad de mercancía, y se lo adquiere en la feria de Oruro, conocida como "Kantuta".

Los vendedores de ropa usada de Sucre en su mayoría compran sus mercancías en Oruro hasta donde llegan las importaciones de Chile, donde se sabe que se aplican controles sanitarios. De ahí que surge una gran diferencia entre la magnitud de los capitales de los vendedores de Sucre y los importadores de Chile. Una gran mayoría de comerciantes de la ciudad –en particular los que venden en las aceras– viajan a Oruro a comprar bolsas con ropa; los negocios mejor constituidos adquieren fardos.

En promedio, un vendedor con alto capital compra “cada semana uno o dos fardos (...), pero los que tienen pequeños puestos, dos veces al mes, depende” explica Vargas.

Según el dirigente, la falta de empleo que existe en Sucre y generalmente en el país hace que los comerciantes se dediquen a este negocio que apenas permite cubrir “las necesidades de sus familias” y “vivir dignamente”.

La creciente demanda de ropa americana, no sólo en el país sino a nivel mundial, marca la atención de nuevos vendedores, por ello el dirigente anuncia también un próximo censo en la ciudad, para conocer una cifra más exacta de las personas que se dedican al rubro.

El CONTROL OPERATIVO ADUANERO (COA)

El negocio que a momentos puede parecer promisorio tiene obstáculos como el control aduanero o la calidad de la mercancía que se compra a fardo cerrado.

“Los funcionarios de COA, son muy abusivos te atropellan, te andan quitando las cosas, tratan como a delincuentes a personas que realmente están trabajando y están llevando el pan de cada día a sus hogares. Este es un negocio, yo pienso, para personas que tienen el derecho al trabajo, que está establecido en la Constitución Política del Estado, pero andamos peor que los narcotraficantes ocultando la mercadería y si nos pillan nos quitan, es un problema”, relata Vargas.

“El COA a veces nos hace llorar porque nos quita nuestra mercadería sin pena ni asco y nosotros con que sacrificio nos estamos juntando el dinero”, coincide Juan Pinedo, otro comerciante de zapatos americanos.

“Para hacer el traslado a nosotros nos complican, nos tratan como si fuéramos los que estaríamos robando al Estado, nos tratan de maleantes en las trancas, como si fuéramos narcotraficantes, nosotros estamos trayendo con nuestro dinero, lindo fuera que el Estado te dé sueldo fijo, genial, lo dejamos, pero nosotros no vivimos de eso. Nos cuesta traer la mercadería”, añade Martha Mamani, vendedora de ropa a medio uso.

La confiscación de la ropa usada supone una pérdida considerable para el vendedor ante la imposibilidad de recuperar su producto.

Con una antigüedad de unos 12 años trabajando en la venta de calzados usados, Juan Pinedo dice que en muchas ocasiones la gente “a mirar nomás entra y sólo gano para el dueño”, explica en referencia al alquiler de su tienda ubicada en la calle Claudio Peñaranda.

Él viaja a Oruro por las noches “quincenalmente, semanal a lo que haya plata, allá es quitonearse, de todo lado viajan allá, desde Argentina, Perú, de todo. Los peruanos llevan (mercancía de zapatos), los más caros y nosotros a lo que tenemos, hay que pelear con ellos” relata.

De la misma forma Abner Vargas, vende zapatos americanos en una tienda en la calle Man Césped, los productos están expuestos en tarimas y en expositores en la pared. Vargas cuenta que en tres ocasiones al realizar el viaje para traer mercadería de Oruro se la decomisaron los empleados del COA; tenía un capital de 8.000 dólares invertidos.

“Y bueno, tampoco se ve a dónde se va esa mercadería, parece que prácticamente se lo usa para fines personales”, denuncia.

Pinedo agrega que escogen la mercadería que traen. “Traemos los buenos calzados uno por uno, no traemos por bolsa. Antes traíamos por bolsa ahora ya no se trae por bolsa, no nos conviene porque basura no más es, algunos sirven, otros están impar, rotos, así viene”, señala.

Este vendedor comenta que el negocio ya no genera ingresos como antes. Confiesa que sólo alcanza “apenas para mantener a mis hijos, ellos están en la escuela Benjamín Guzmán y ni siquiera hago arreglar bien la casa”

Para Martha Mamani, comerciante de prendas usadas en una tienda de la calle Man Cesped, este negocio es su única fuente de trabajo para mantener a sus hijas. Ya lleva siete años en este negocio y, al igual que otros vendedores, viaja periódicamente a Oruro para traer mercadería.

Su vecino, Juan Carlos Ávila, explica que expone su ropa los días jueves, viernes y sábado, momento en el que abre los fardos para el público. La mejor ropa es disputada por los compradores y dejan otra parte. “Después está ahí, la ropa mala no sale y tenemos que votarla, a los mecánicos se los vendemos para trapos. A veces compramos por prenda, en los fardos hay cosas buenas y cosas malas, no siempre se gana, como todo en la vida, así es la vida, así es la suerte”, se sincera.

“Lo único que nosotros queremos es trabajar y que nos dejen trabajar, que nos dejen vivir, porque somos gente humilde, trabajadora y queremos ganar dinero honestamente”, pide Ávila al dirigirse al presidente Evo Morales.

En el sector de la plaza San Juanillo, doña Máxima Medrano es parte del grupo de personas que venden en el piso. Ella viaja los lunes a Oruro y vuelve el martes por la mañana. “Nosotros traemos en bolsas pequeñas y hasta de eso nos controlan, por esa parte deberían tener un poco de paciencia también los del COA porque no traemos con harto capital con poco capital traemos”, lamenta.

La propuesta de ley impulsada por el Ejecutivo y los pequeños empresarios, busca prohíbir la venta de ropa usada en el país y delegar el control a las alcaldías. Fue “como un balde de agua fría” para Medrano, porque el negocio de ropa usada es la única fuente de ingresos para su familia. “Sino con qué vamos a mantener a nuestros hijos, yo tengo hijos que están en la Universidad con este negocio mantengo” añade.

“En Oruro existe control sólo para las que traemos poca mercancía y las grandes mayoristas que traen de Chile, Iquique no hay control, sino deberían controlar en la frontera para que no entre de una vez”, señala.

El 21 de junio de 2006, el gobierno del presidente Morales aprobó un decreto en el que se establecía el 21 de abril de 2007 como plazo final para la importación de ropa usada al país, y el 1 de marzo de 2008 como plazo indefectible para la venta. El Gobierno argumentó en esa época la defensa de la soberanía del país y que éste no era el basurero de Estados Unidos. No se avanzó en la reglamentación de dicho decreto y los plazos nunca se hicieron cumplir.

Cifras del sector

Un anteproyecto de ley impulsado por el Ejecutivo y la Micro y Pequeña Empresa, establece la prohibición de la venta e importación de ropa usada, para proteger la industria nacional. El mismo congeló su debate en el Comité de Industria y Comercio de la Cámara de Diputados ante la protesta de los comerciantes en varias ciudades del país.

La Comisión Nacional de Prendería de Ropa Usada decidió mantener en suspenso sus medidas de presión hasta reunirse con el presidente Evo Morales. El encuentro se suspendió en distintas oportunidades por la agitada agenda presidencial; la última fecha tentativa era el 27 de mayo.

La Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa defiende dicho proyecto de ley y lo califica como "un hecho histórico" para su sector, porque defiende la industria del país y miles de fuentes de empleo. Este sector además demanda la aprobación de una ley de asignación de competencias para que las alcaldías se inserten en la lucha contra el contrabando de ropa usada.

martes, 23 de mayo de 2017

Confeccionistas denuncian abusos en zona fronteriza

Norma Martínez, confeccionista cruceña, quien tiene que viajar hasta la frontera con Argentina para poder vender su mercadería, contó que cada vez que llegan a Bermejo para vender sus productos, son interceptados por efectivos policiales que revisan todo el equipaje y hacen cobros de 50 bolivianos por bolsón, para que no sean llevados a la Aduana Nacional. "Nosotros vamos hacia la frontera porque en la ciudad no hay ventas y en cada viaje sufrimos atropello por parte de los policías que nos quitan la mercadería, diciendo que son de contrabando, sin embargo nosotros tenemos NIT y la ropa que vendemos tienen la etiqueta con el sello hecho en Bolivia", relató la confeccionista. Así como ella muchas otras personas son víctimas de este tipo de abuso por parte de la policía que hace los controles en las fronteras, es por ello que el presidente de la Federación de la Micro y Pequeña Empresa (Fedemype), Javier Challapa, manifestó que dentro de la ley Mype que fue promulgada el pasado 11 de mayo, se establece la libre transitabilidad de los confeccionistas para poder comercializar su mercadería.

Quieren garantías para vender. Challapa indicó que en los últimos días al menos 80 personas tuvieron dificultad en las zonas fronterizas, por lo que están buscando mecanismos de control para que los confeccionistas nacionales no sean tratados como si estuvieran comercializando ropa usada o de contrabando. "Sabemos que en las fronteras hay controles rutinarios, pero a nuestros productores los están tratando como si fueran contrabandistas, estamos trabajando con la Aduana para que se haga la devolución correspondiente de todo lo que es nacional", dijo el dirigente.

Cobran hasta Bs 700 por vehículo que controlan. Salomé Guaita relató que en un vehículo viajan hasta tres personas llevando su mercadería, por lo que los efectivos policiales sacan hasta Bs 700, toda vez que cobran por cada una de las bolsas. "La semana pasada nos hicieron parar diciendo que eran de la policía caminera, ellos estaban en un auto que decía bomberos y nos pidieron de a 150 bolivianos y por no hacernos llevar a la Aduana tuvimos que pagar", dijo la confeccionista.

Por su parte, Lidia Condori, quien también sufrió estos atropellos, pidió a las autoridades que tomen cartas en el asunto, toda vez que esta situación les genera pérdidas económicas.

miércoles, 17 de mayo de 2017

La ruta de la ropa americana a Bolivia

Anonimato. Eso es lo que buscan los vendedores y compradores de la ropa americana a medio uso. Los primeros porque sobre su actividad pesa una prohibición que la convierte en ilegal, casi criminal, pues media el contrabando; los segundos tal vez por la vergüenza o el prejuicio de vestir con ropa usada, o porque fomentan una actividad ilegal.

Pero la venta de ropa americana a medio uso está en Bolivia hace más de 25 años, desde inicios de la década de los años 90 del siglo pasado. En el caso de La Paz, comenzó en la calle Figueroa, detrás de la plaza San Francisco, el ombligo de la ciudad, donde se comenzó a comercializar ese tipo de prendería. "La gente llegaba al lugar o observar con disimulo, de reojo.

Si era de día sólo algunos se animaban a preguntar, pero casi sin mirar la prenda; la noche era el mejor momento para que pudieran observar con mayor tranquilidad”, recuerda Luis (nombre ficticio), comercializador de ropa americana desde mediados de los años 90.

¡Sorpresa! Era ropa de marca, que en muchos casos no llegaba a La Paz ni nueva: Lewi’s, Rangler, Tommy Hilfiger... hasta prendas de diseñadores famosos ¡Oscar de la Renta!... y a precios increíblemente bajos. "Nosotros no conocíamos las marcas y no sabíamos que se valoraban tanto, pero con el tiempo aprendimos, los mismo clientes nos enseñaron”, añade Luis.

Él era sastre, estaba casado y su esposa tenía unos tres años vendiendo ropa americana.

Pero la Figueroa era sólo la muestra, la meca de estas prendas de vestir muy valiosas para algunos estaba en El Alto, en la Feria 16 de Julio. "Hasta la gente de la zona Sur iba a El Alto, cubierta, como usted está ahorita (dirigiéndose a la periodista de Página Siete), con gorra y gafas, para que nos los reconocieran, me imagino”, continúa el hombre y esboza una sonrisa pícara.

Luis insistía en seguir en su oficio de sastre, pero los paceños hacía tiempo que habían perdido el gusto o los recursos para hacerse un traje a medida, así que decidió seguir los pasos de su mujer. "Decidí vender sólo camisas de varón. Como era sastre, sabía cómo reconocer una prenda con un buen cuello, buenos puños y una buena costura... La ropa americana tenía todo eso, además de que la tela era de una excelente calidad, que acá no teníamos ni tenemos. Pero lo mejor era que algunas llegaban nuevas y de las mejores marcas”, recuerda.

Recojo y acopio

Pero, ¿cómo conseguía la mercadería? La pregunta incomoda mucho a Luis. "Nosotros la compramos en El Alto, algunos van a Oruro, es ahí donde llega”, dice.

Teresa (también nombre ficticio) tiene la respuesta. Un familiar suyo, que migró a Estados Unidos en los años 80, comenzó con el negocio en ese país.

"En Estados Unidos, la gente puede devolver la ropa que compra hasta tres meses después, si no le gusta o no le queda. La tienda no se guarda esa ropa, la bota prácticamente nueva. Lo mismo pasa con los estadounidenses, que se pueden comprar una chamarra, por ejemplo, ponérsela una vez y tirarla a unos contenedores, reciclados de ropa. Pero también están las tiendas que desechan todas las prendas de vestir que salen de temporada, nuevas, o que tienen alguna falla: un botón mal costurado, un hilo que esté colgando, por cualquier defecto, por más chico que sea. Así comenzó mi hermano, como otros bolivianos, recogiendo esa ropa y acopiándola en almacenes gigantes”, cuenta.


"Él me contaba que esa ropa era despachada por estadounidenses, no por bolivianos, hasta Iquique (Chile), primero, y después era metida a Bolivia. Primero se trajo a La Paz, Santa Cruz y Cochabamba, pero después llegó a todo el país, hasta el campo”, añade.

Es que en Estados Unidos se desarrolló toda una industria de compra y venta de ropa usada, que tiene como base el recojo y acopio de la prendería, pero también la donación de prendas de vestir por parte de industrias que de esa forma pueden reducir sus impuestos. Una de las industrias de la ropa usada en Estados Unidos más conocidas es Goodwill, hasta donde llegaron decenas de bolivianos a comprar la ropa, por " kilo, por prenda, al contado y sin derecho a devolución”.

Bolivianos desplazados

"Al principio a Bolivia llegaba la mejor ropa, pero ahora ya no tanto”, dice Luis.
"Es que entraron a competir los argentinos, peruanos y paraguayos que se llevan a su país lo mejor”, añade inmediatamente. ¿Por qué? "Porque los bolivianos, como siempre, quieren pagar poco pero exigen calidad, y eso no se da con los americanos. Los argentinos, peruanos y paraguayos pagan lo que les piden y se llevan lo mejor a su país”, responde Luis.

Oruro y El Alto

La ropa americana llega a Bolivia a través de Iquique, Chile, donde los "mayoristas” compran las prendas por contenedores para internarlos a Bolivia de manera ilegal, porque la importación de esta prendería está prohibida desde 2006, por el Decreto 28761.

Ellos se encargan de llevar la mercadería hasta Oruro e incluso El Alto, donde los "detallistas” o "minoristas” llegan a comprar. "Nosotros compramos la mercadería dentro del país”, remarca Heriberto Colque, dirigente de los comercializadores de ropa americana de Cochabamba. "Esa es una alternativa para más de 2.500 personas en Bolivia que a través de esa actividad llevan el pan de cada día a sus casas”, dice.

Colque precisa que viajan a la ciudad de Oruro, "el centro distribuidor de mercadería” para escoger la prendería, que es clasificada en primera, segunda y tercera calidad. La de primera y segunda calidad es llevada a las ciudades, la tercera va a parar a las zonas rurales.

"Después de escoger la ropa, la lavamos y la planchamos para exponerla en nuestras tiendas y puestos de venta, donde la gente de todo estrato social escoge su prenda”, afirma Colque.

Pero Oruro no es el único lugar a donde llega la ropa americana; también es llevada a El Alto, a la Feria 16 de Julio, donde, en las madrugadas, los detallistas escogen las prendas. "Los jueves y domingos, desde la madrugada también se ven camiones enormes en Ventilla, ahí descargan los fardos de ropa. Se ven cerros de ropa y zapatos”, asegura Gonzalo Choque, taxista que trabaja en El Alto.



La clase media es la que más compra

Para el ministro de Economía, Luis Arce, la clase media es la que fomenta la importación de ropa usada americana, "prohibida porque es un delito que provoca un gran daño económico” al país.

"Quien más compra la ropa usada es la clase media, porque va a comprar la marca, porque entró a una lógica de consumismo de marca”, asegura el Ministro.

La autoridad precisa que este estrato social adquiere la ropa usada de primera calidad que tiene mayor precio y es la que genera mayor ganancia a las personas que se dedican a este negocio prohibido por ley. "Ellos generan esa ganancia”, afirma.

Arce asegura que el negocio de la importación de ropa usada americana está controlado por cinco familias, que se suman a una "red de distribución y comercialización” que llegan a los nueve departamentos de Bolivia.

El Ministro llama a la población a concientizarse sobre el daño que causa el consumo de ropa usada a la industria nacional y a la importación legal de prendas de vestir.

"Podemos traer ropa nueva y clasificada”

Heriberto Colque, dirigente de los comercializadores de ropa americana, asegura que su sector quiere salir de la "casi criminalidad a la que se arrojó” a su sector con el Decreto 28761 que prohíbe la importación y venta de ropa usada y el proyecto de ley que busca transferir a las alcaldías el control y sanción de su actividad. Tienen una propuesta: la importación de ropa de retorno y clasificada pagando los respectivos impuestos.

"Que nos permitan la legalización de la importación de ropa retorno y clasificada, pagando los impuestos aduaneros”, afirma.

La ropa de retorno comprende las prendas que son rechazadas en el mercado americano porque tienen "pequeñas fallas”; mientras que las prendas clasificadas "son las escogidas, de mejor calidad y marca”, explica.

En los últimos días, los comercializadores de ropa usada se movilizaron en contra del proyecto de ley que busca controlar y sancionar su actividad. Ante la reacción, el Gobierno paralizó el tratamiento de la medida.

lunes, 15 de mayo de 2017

Ropavejeros se reunirán con Morales y plantearán tributar para continuar con su actividad



La dirigencia de los vendedores de ropa usada buscan mantener su actividad económica y en ese objetivo plantearán en una reunión acordada con el presidente Evo Morales pagar impuestos y regulación de este tipo de comercio.

“Vamos a continuar vendiendo, pero bajo una regulación, una reglamentación y también queremos plantear la tributación de acuerdo a capitales”, informó la presidenta de la Comisión Nacional de Defensa de la Ropa y Prendería a Medio Uso, Elizabeth Verástegui.

El sector se reunió el jueves con el vicepresidente Álvaro García y acordaron mantener "congelado" el tratamiento de la Ley de Asignación Competencial para la Comercialización de Mercancías Usadas que se encuentra en el Legislativo.

El proyecto de ley, concertado entre el Gobierno y representantes de la micro y pequeña empresa, traslada a las alcaldías la obligación de controlar y evitar la venta de artículos de prendería usada como ropa, bisutería y juguetería.

“Las bases tenemos el mandato y el compromiso de reunirnos con el presidente, por lo tanto, se ha trasladado la audiencia para pasado el 27 de mayo. Vamos a estar en un compás de espera para reunirnos con él pero mientras tanto el proyecto de ley se encuentra paralizado”, afirmó la dirigente.

“Nosotros también queremos presentar una contrapropuesta con anexos donde se reglamente y regule la comercialización de ropa y prendería a medio uso”, afirmó la dirigente. (12/05/2017)

martes, 9 de mayo de 2017

Experto asegura que el ingreso se ha triplicado

El economista Pablo Cuba que ha realizado varias investigaciones sobre la ropa usada en nuestro departamento y el país, asegura que la importación de esta mercancía en comparación a una década atrás, antes de la aprobación de los dos decretos que prohíben su venta e internación, se ha triplicado.

“En ese entonces habían unas 11 mil toneladas y los comerciantes pedían que los dejen vender hasta acabar el stock. Sin embargo, hasta la fecha, mayo 2017, se ha triplicado ese monto”.

Los vendedores de ropa usada en Cochabamba justifican esta comercialización porque la reconversión que programó el Gobierno a través de las disposiciones legales no funcionó y por el contrario motivó a que otras personas que no se dedicaba a ese negocio terminen vendiendo ropa usada por las importantes ganancias que obtienen, indica el economista.

Clemente Villca, dirigente de los ropavejeros de la zona de San Carlos, coincide con el experto y señala que su sector se siente engañado por las propuestas del Gobierno que nunca se cumplieron.

“A nosotros nos prometieron algo que nunca cumplieron y tampoco hay trabajo para que nos reubiquen”.

Cuba sostiene que cerca de 20.000 comerciantes en las principales ciudades de Bolivia se dedican a tiempo completo a la actividad de compra y venta de prendas usadas. Un 3 por ciento de esta población son comerciantes al por mayor, usualmente importadores directos que venden su mercadería en la modalidad conocida por "fardos". El 10 por ciento son comerciantes minoristas que posee una tienda donde ofrecen sus prendas, mientras cerca de el 67 por ciento son comerciantes. En el caso de Cochabamba esos minoristas poseen un puesto de venta en distintos puntos de la ciudad. No solo en la zona tradicional de la Cancha, sino en distintas ferias que se organizan en la ciudad y también en las principales provincias del departamento.

“El tema del manejo de la ropa, no cumple en lo más mínimo con las condiciones de higiene o limpieza. La Alcaldía y sus reparticiones no hacen absolutamente nada al respecto”, indica Cuba.

Según estudios realizados en Bolivia, durante el 2015 por la profesora Kate MacLean, investigadora del King’s College, de Londres, y la Universidad de Birbeck, el negocio mueve 40 millones de dólares anuales. Además se determinó que del volumen total importado, cerca de 7.000 mil toneladas anuales, más del 90 por ciento de la mercancía era internado vía contrabando.

De acuerdo al estudio en Estados Unidos, la gente dona las prendas de vestir pensando que ayudará a alguien, pero en realidad esta mercancía termina siendo exportada y vendida en el exterior.

Según cifras de Naciones Unidas, el principal exportador de ropa usada del mundo es Estados Unidos, seguido de Reino Unido, Alemania, Corea del Sur y Holanda.

La pérdida acumulada para la economía en Bolivia, entre el 2000 y 2005 a consecuencia de esto superó los 500 millones de dólares, que equivalían entonces el 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Actualmente ese impacto se ha duplicado, dice Cuba.

Por otra parte, la economía boliviana perdió más de 140 mil puestos de trabajo en los últimos 5 años, de los cuales un 60 por ciento correspondieron al sector textil y confecciones.

De acuerdo al Decreto Supremo 28614 de 31 de enero de 2006, se otorgaba un plazo de 6 meses a la importación de las mercancías clasificadas como prendería usada y facultaba a los Ministerios de Hacienda, Planificación del Desarrollo, Producción y Microempresa, y Salud y Deportes, analizar la solución integral al tema de la prendería usada, recuerda Cuba.

Se señalaba que en el marco del Plan Nacional de Desarrollo, es obligación del Gobierno el fortalecimiento de la producción nacional y la protección del mercado interno, por lo que se consideraba prohibir la importación de ropa usada y combatir el contrabando.

Hace aproximadamente un mes, el vicepresidente Álvaro García Linera informó que se envió a la Asamblea Legislativa Plurinacional el proyecto de ley que modifica la Ley de Autonomías y le da a las alcaldías tuición para controlar la comercialización de prendas usadas.

Villca indicó que mientras no haya una alternativa real a su actividad no permitirán que la comercialización de las prendas sea paralizada y menos que la mercadería sea decomisada por autoridades municipales.

Efectos

Durante los últimos cinco años, la economía boliviana perdió más de 140 mil puestos de trabajo, de los cuales un 60 por ciento pertenece al sector textil.

Pablo Cuba

Economista



Comerciantes invierten desde los 300 hasta los 5.000 bolivianos


Un pequeño fardo de ropa no seleccionada puede ser adquirida desde 300 bolivianos en Cochabamba o el departamento de Oruro, zona que sigue siendo la principal proveedora de las mercancías a los comerciantes de la Llajta.

Dependiendo el tipo de mercadería los comerciantes se aseguran que su inversión tenga a futuro buenos rendimientos, pero hay quienes señalan que los costos se han disparado en los últimos años llegando incluso a duplicarse.

“Ahora nos cuesta más que antes, porque la gente también tiene más miedo de traer por los controles”.

Manuel, un vendedor de la zona de San Carlos que comercializa zapatos, señala que antes podía traer un fardo de esta indumentaria hasta en 150 bolivianos de Oruro, pero indica que los precios han incrementado en los últimos años incluso para las prendas que no son seleccionadas. Sostiene que estas cuestan el doble de hace unos seis años.

Las personas que deciden traer la mercadería con menos fallas y en mejor estado, denominadas “de primera” pueden invertir hasta tres mil bolivianos en la compra.

Pero todo es cuestión de suerte dice Laura una de las comerciantes que trabaja hace más de diez años en la calle Esteban Arze, que asegura que en los fardos se pueden encontrar prendas en mal estado que ya no son comerciales y cuando esto sucede hay riesgo de que se queden en pérdida.

Cuenta que cuando eso sucede se tiene que tratar de hacer lo posible por recuperar los costos de la inversión con las prendas que son más comerciales.

Pero como la mercadería es variada, los precios también dependen de los productos, pues si bien la ropa se puede encontrar en el mercado desde los 300 bolivianos, hay artículos para casa que vienen en cajas que son hallados desde los 400 y pueden llegar hasta los cinco mil bolivianos cuando contienen piezas de alto costo o muebles que son, en su mayoría, armables.

Los juguetes también tienen costos y categorías, pues los de primera cuestan más de 800 bolivianos.

LOS PRECIOS

Al igual que el costo de la mercancía los precios de las prendas y otros artículos también han subido en el mercado.

Si bien hay prendas de vestir que se pueden encontrar desde los dos bolivianos en su mayoría estas están en muy mal estado o son atuendos para niños.

Lo que más ha incrementado son los altos costos de los pantalones, abrigos o prendas juveniles que se comercializan de acuerdo a las marcas.

Charlotte Rose, Forever 21, Abercrombie, Aeropostale, Tommy Hilfiger, Polo zon las marcas de mayor costo.

En los últimos años dos marcas europeas como Breshka y Zara también han ingresado a este mercado aunque con prendas de vestir que más que ser usadas presentan fallas y son las denominadas de retorno.

Los comerciantes gracias a la ayuda de sus hijos con los que trabajan han aprendido de estas marcas y sus altos costos incluso en el mercado americano, por este motivo es que cuando se realiza la selección las prendas con estas marcas tienen un costo mayor.

Las que llegan con etiquetas, según algunos vendedores, son importadas con pólizas, pueden llegar a costar hasta 100 bolivianos cada prenda para el cliente.

La mercancía se oferta por internet y se esconde en casas

Adquirir los fardos de ropa no es un problema para los comerciantes.

Para los mayoristas la primera opción es viajar a Oruro durante la semana para adquirir los fardos de ropa del mercado La Kantuta y de domicilios de la zona sur, pero en Cochabamba también hay casas distribuidoras que están muy bien camufladas, pero ofertan sus productos por internet.

“Ropa en fardos” y “Venta de fardos al por mayor” son dos páginas en Facebook que ofertan mercadería de todo tipo, pero la hermenéutica para la compra resulta ser un poco cuidadosa para evitar que la Aduana pueda comisar la mercancía.

OPINIÓN verificó que los mayoristas coordinan la venta mediante llamadas o mensajes de texto, pero nunca le indican al interesado donde tienen guardada la mercancía.

“Puede apreciar la calidad y el tipo de las prendas en una tienda de la calle Montes y allí se lo llevamos el fardo desde el almacén, según lo que escoja”, indica un varón cuando se le consulta sobre la compra de la mercancía.

Además de ropa también cuentan con zapatos, juguetes y ropa de bebé. Toda la comercialización se la hace de manera muy reservada y en dólares,

Los fardos tienen valores desde los 200 dólares y aseguran que los costos son altos por la importación que ellos hacen hasta Cochabamba.

Pero la comercialización de estos productos no es solamente por Facebook, también hay grupos cerrados de WhatsApp y ofertas en la página de OLX.

En estos sitios los mayoristas dan como única referencia su número de teléfono, pero cuidan mucho las direcciones para evitar que su mercancía sea comisada.

Sin embargo, este medio de comunicación pudo investigar que muchos de los mayoristas tienen la mercadería escondida en los mismos sectores de comercio como la calle Esteban Arze y la zona de San Carlos donde los fardos están escondidos en garajes o almacenes de domicilios.

Cochabamba Ropa usada se expande a ferias, barrios y boutiques en la ciudad

Ni las leyes, ni controles detienen el crecimiento de la ropa y artículos americanos usados en el país.

A más de 10 años de la puesta en vigencia del Decreto Supremo 28761 de 2006, el crecimiento de la comercialización de estos productos es evidente no solamamente en la ciudad, sino en zonas periféricas, ferias de barrio y hasta en boutiques de la zona norte, además de provincias que demuestran que la venta se ha expandido sin límites.

De día, de noche y durante los siete días de la semana los artículos son comercializados ante la vista y paciencia de las autoridades que conocen de la ilegalidad de la importación y comercialización.

En Cochabamba, el mercado más grande denominado San Carlos, que tiene ocupado más de ocho manzanos con anaqueles puestos en el piso y tiendas de todo tipo de artículos americanos a medio uso ha dejado de ser el único punto de concentración y distribución en la zona sur.

Si bien el sector se caracteriza por continuar siendo distribuidor, lo mismo que sucede con la avenida Esteban Arze, en las calles Montes y Brasil los vendedores son tantos que han decidido entrar a nuevos mercados y sectores.

Por ejemplo utilizan sus vehículos y llevan los productos a ferias zonales como en la avenida Humbolt, avenida Villarroel que se realizan los sábados y en San Pedro donde las ferias se hacen los viernes.

Las maleteras de los vehículos son usadas como colgadores para exponer las prendas en algunos casos, pero también se utilizan anaqueles o plásticos en el piso para que la gente escoja la prenda o zapato que desee. En ocasiones, en estas ferias también se pueden ofertar juguetes.

Uno de los mercados que más llama la atención por el crecimiento que ha tenido en los últimos tres años con el negocio de ropa americana es el 10 de Febrero, situado en la avenida Simón López casi al límite con el municipio de Tiquipaya.

“Esto no era así hace unos cuatro años. Eran pocas las vendedoras en unas cuantas cuadras”, cuenta una comerciante de frutas del mercado.

Ahora la feria abarca al menos cuatro manzanos alrededor del mercado.

En varias cuadras, los vecinos han optado por construir tiendas para que los comerciantes no ocupen sus aceras y los incomoden.

Los días de feria en este mercado son los jueves, pero a pesar de ello hay tiendas que atienden todos los días, durante todo el año con precios mucho más baratos que en los mercados de San Carlos y la calle Esteban Arce. Pues hay prendas desde dos bolivianos.

Los vendedores pagan patentes como cualquier otro comerciante por ofertar sus productos en la feria. En algunos casos los patentes son mensuales y otros anuales.

PROVINCIAS

La ropa usada también ha llegado hasta las provincias, donde el negocio se ha legalizado con la otorgación de patentes que se pagan una vez al año a los municipios de Sacaba, Tiquipaya y Quillacollo.

En el Eje Metropolitano uno de los mercados más grandes que recorre al menos unas ocho cuadras es el de Quillacollo.

Las ferias los martes y domingos se instalan con anaqueles en toda la calle Cleómedes Blanco y los alrededores del coliseo Max Fernández.

Allí ya no quedan espacios para la venta de cerca de mil comerciantes agrupados en 150 sindicatos.

“Ya no hay ningún espacio para la venta, en ningún sindicato, responde una comerciante que asegura que la feria creció en sobremanera durante los dos últimos años”.

La mercadería es variada y va desde juguetes hasta adornos para casa.

En Sacaba, las ferias se realizan los martes y sábados.

Las céntricas calles de Tiquipaya a solamente dos cuadras de la plaza principal, también están cubiertas del comercio de ropa americana.

Tanto en tiendas como en anaqueles y puestos callejeros la venta de esta ropa es una salida a la falta de trabajo de la gente.

“Estamos con este negocio hace unos tres años, no ganamos mucho, porque a veces la mercadería viene muy vieja, hay que rematarla porque la gente no la compra, pero nos ha salvado de una crisis, porque en mi familia no había trabajo”, dice una de las vendedoras de la ropa.

NOCHEROS

Aprovechando la ausencia de controles municipales. A partir de las 18:30 horas, la céntricas avenidas Aroma, San Martín y la calle 25 de Mayo se convierten en mercados nocturnos.

Un plástico en el piso, unos cuantos colgadores y una lámpara móvil led para iluminar al cliente mientras se prueba la prenda, bastan para sentarse por al menos cuatro horas y vender las prendas.

Zapatos, peluches, juguetes, prendas de vestir son surtidos entre uno y otro puesto.

Sara, que tiene 22 años es una de esas vendedoras. Al terminar el bachillerato quedó embarazada y sin posibilidades de continuar sus estudios, entonces decidió dedicarse a vender la ropa junto a su hijo que ya tiene cuatro años.

Todas las noches saca una bolsa de ropa de un almacén en la avenida Brasil e instala su puesto sobre la avenida San Martín.

En los cuatro años que lleva vendiendo en las calles de noche, por no tener patente para la comercialización, solamente una vez la Intendencia Municipal le quitó su mercancía, que debido a ser de contrabando no fue decomisada.

Como ella, hay cientos de comerciantes que ocupan las calles en la zona cerca del mercado e incluso en calles adyacentes a la plaza principal 14 de Septiembre.

Estos no están organizados en sindicatos y su forma de comercializar los productos es independiente. Algunos días pueden ocupar un espacio y al día siguiente cambiar a otro.

BOUTIQUES

Otros que tienen un mayor capital y ya llevan más de 10 o 20 años en el negocios han decidido montar sus propias boutiques en zonas céntricas y hasta residenciales de la ciudad.

OPINIÓN comprobó la apertura de una de estas tiendas en la avenida Santa Cruz, zona norte, pero también hay quienes ocupan calles muy transitadas como la Heroínas entre España y 25 de Mayo donde al menos hay dos tiendas de este tipo, montadas con maniquíes y cómodos vestidores.

La ropa en algunas ocasiones es mezclada con prendas importadas de manera legal y de marcas reconocidas.

Otras boutiques de este tipo están situadas en la calle 25 de Mayo y la avenida San Martín.

NADA HA CAMBIADO

Según el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, en el país nada ha cambiado para bien respecto a la anulación de la importación de ropa y artículos usados.

“De manera contraria, hay un incremento de productos usados, incluso podemos aseverar en base a lo que se ve en las calles que la importación ilegal de estas prendas se ha incrementado de manera dramática”.

En el 2005, el IBCE realizó un estudio que reveló que

Aunque no se cuentan con estudios recientes sobre el movimiento económico que genera la importación ilegal de ropa usada Rodríguez asegura que sigue siendo un negocio millonario que es una fuerte competencia para el mercado nacional, cuyos textileros no pueden competir con los precios que se ofertan en el mercado negro de la ropa.

Asegura que ahora no solamente el sector textil es el afectado con la importación de estos productos, sino también el de cueros y zapatos, por la fuerte competencia de estos productos usados e incluso el maderero por el reciente ingreso de algunos muebles como cunas, mesas, sillas y hasta camas americanas, que se desconoce si ingresan de manera legal o ilegal, pero se comercializan en el mercado de ropa americana a medio uso.

“Es de lamentar que ese espíritu de los decretos de importación y exportación que salieron no se haya cumplido, porque el expendio se ha incrementado en el país y especialmente en Santa Cruz y otros departamentos del Eje, donde de manera abierta se vende en zonas residenciales”.

Única actividad

“Venderé ropa americana mientras pueda y la Alcaldía no me decomise mis prendas, porque no tengo dónde trabajar y es la única actividad que me genera dinero para mantener a mi familia. Vendo de manera ilegal porque no me queda otra, no hay una alternativa”.

Sara

Vendedora

INCREMENTO

Hay un incremento de productos usados, incluso podemos aseverar en base a lo que se ve en las calles que la importación ilegal de estas prendas ha crecido de manera dramática.

Gary Rodríguez

Gerente General IBCE

lunes, 8 de mayo de 2017

La clase media es la que más adquiere ropa usada

La clase media de las ciudades del país es la mayor consumidora de ropa usada en Bolivia, afirmó el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, para quien ese sector poblacional debe tener conciencia para consumir la producción nacional.

“Básicamente, quienes más compran ropa usada —eso hay que decirlo claramente— es la clase media porque va a comprar la marca. Se ingresó en una lógica de consumismo de marcas, en cambio la gente humilde no se compra esos productos de marca, sino lo que es barato”, declaró el titular de la cartera de Economía en conferencia de prensa.

Puso de ejemplo lo que ocurre en La Paz, “en la feria 16 de Julio con gente que vive en la zona Sur, que tiene mucha plata y se va a comprar ropa a la feria, es así que no nos vamos a engañar”.

La autoridad llamó a la conciencia de la clase media urbana e inclusive a los propios dirigentes fabriles para consumir la producción textilera nacional y no la importación ilegal, que inclusive es clasificada en tres categorías por los contrabandistas de ese producto.

Arce detalló que la venta de “la ropa usada de primera” es la que genera las ganancias para los importadores ilegales y es la que más consume la clase media, mientras que las otras dos categorías no reportan ingresos significativos, ya que es ropa que se vende muy barato y la consume la gente de bajos ingresos.

Arce puntualizó que la nueva propuesta normativa del Gobierno nacional se debe a que la Aduana Nacional no tiene la competencia para realizar incautaciones en la denominada zona uno de comercialización, que son los mercados finales, donde los municipios deben aplicar la prohibición de venta.